Tumba de comandante de tropas extranjeras localizada en Egipto

Un equipo checo de arqueólogos localizó la tumba de un comandante en las inmediaciones de Guiza, Egipto. Ocupando un área de casi 140 metros cuadrados y enterrada a 6 metros de profundidad, la tumba está compuesta por dos sarcófagos. La información preliminar sugiere que albergaba los restos mortales de un antiguo líder de tropas extranjeras.

Tumba de comandante de tropas extranjeras (1)(1)

De corroborarse este dato, sería un indicio de que el Antiguo Egipto estaba mucho más globalizado de lo que se pensaba. Al frente de las excavaciones se encuentra personal del Departamento de Egiptología de la Universidad Charles, en República Checa. Mientras tanto, la información se divulga a través del Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto.

Durante la exploración del recinto, los arqueólogos detectaron la existencia de una fosa menor al interior de otra mayor. Esta medía 6.5 metros de largo por 3.3 metros de ancho, y eventualmente condujo al sarcófago doble.

El sarcófago externo se confeccionó con dos planchas enormes de piedra caliza. Mientras en el interno tallaron la silueta de un cuerpo humano sobre basalto. Los investigadores también identificaron una serie de inscripciones en el sarcófago interior. El texto se habría extraído del Libro de los muertos, un texto funerario del Antiguo Egipto que todavía conserva relevancia en la cultura del país.

Tumba de comandante de tropas extranjeras 2

Tumba saqueada.

Tales inscripciones remitieron a los expertos al capitulo 72, donde se aborda la resurrección de la persona que yacía en la tumba y su transición hacia la vida después de la muerte. Los textos estaban grabados por todo el sarcófago. Sin embargo, los arqueólogos no localizaron el cuerpo del ocupante. El sarcófago menor estaba lleno de arena, según el Ministerio de Antigüedades.

Evidentemente, la hipótesis principal de los investigadores checos es que robaron la momia. En la información divulgada por el gobierno egipcio, señalan que la parte superior del sarcófago de basalto estaba hecha pedazos. Probablemente, por ahí ingresaron a la tumba los saqueadores. Gracias a dos recipientes de cerámica abandonados en la fosa principal, estimaron que el saqueo sucedió entre el siglo 4 d.C. y 5 d.C.

Pese a esto, los arqueólogos tienen una idea de la identidad de la momia que albergaba esta tumba. Sería un comandante de tropas extranjeras llamado Wah-ip-Ra Meri Nate, pues el recinto donde embalsamaron a este personaje se encontraba a escasos metros de la tumba. Habría vivido alrededor del año 500 a.C., entre la última etapa de la Dinastía XXVI y el comienzo de la XXVII.

piezas arqueológicas

Pese a la carencia de objetos en el interior de la tumba, algo inusual en las cámaras mortuorias del Antiguo Egipto, los investigadores checos recuperaron una serie de piezas arqueológicas. Tal es el caso de una intrincada pieza tallada con la forma de un escarabajo, más de 400 estatuas hechas en piedra de sinterizado de cuarzo y dos vasijas de alabastro.

Te puede interesar.

Deja un comentario