Tiburón Rosie: el animal que abandonaron en un parque

La historia del tiburón Rosie alcanzó fama mundial a finales de 2019. Por aquella época, la revista Vice publicó el misterioso caso del tiburón muerto. El formidable ejemplar, que mide casi cinco metros de largo, estuvo más de seis años olvidado en un parque abandonado en Australia. Sin embargo, el detalle más alarmante de esta historia es lo que hicieron con los restos del temible depredador marino.

Tiburón Rosie(1)

El abandono del tiburón Rosie.

Para comprender la serie de acontecimientos que culminaron con el abandono del animal debemos regresar un par de décadas al pasado. En el lejano 1998, unos pescadores localizaron al tiburón muerto en el sur de Australia. A causa de su admirable tamaño, su cadáver se trasladó a un parque de vida salvaje en Gippsland.

Acordaron que, tras algún tiempo en exhibición, se trasladaría al Museo de Melbourne. Principalmente porque este parque no contaba con las condiciones adecuadas para albergar al animal por mucho tiempo. Pero, en 2003 el parque se vendió y lo que sería una breve estancia se extendió mucho más allá de lo esperado.

Los nuevos propietarios simplemente ignoraron los restos del animal, pues no encontraban utilidad en exhibirlo ante el público. Por si fuera poco, el Departamento de Sustentabilidad y Medio Ambiente cerró el parque definitivamente en 2012. Básicamente porque se les terminó la licencia de funcionamiento. Desde ese año, el tiburón Rosie quedó en el completo abandono sin que nadie lo notara. Y así estuvo durante casi una década.

El insólito hallazgo.

A finales de 2018, un grupo de australianos irrumpe en el parque abandonado. En aquella época, estas personas compartieron el video de la invasión en un canal de YouTube. Las revelaciones que hacían a medida que avanzaban resultaron chocantes. En medio de un recinto totalmente destruido por el paso del tiempo localizaron los restos de un enorme tiburón de cinco metros.

Flotaba en un líquido verdoso, pues el tanque que contenía al animal estaba repleto de formol. Sobre una de las paredes encontraron un grafiti que decía “tiburón misterioso”. Evidentemente, el lugar sufrió otras invasiones en el pasado y los vándalos ni siquiera tuvieron la precaución de ocultar sus rastros.

Junto a una montaña de muebles viejos, basura, ventanas rotas y electrodomésticos antiguos yacía inerte el tiburón Rosie. El formidable ejemplar de tiburón blanco, que algún día surcó libre las aguas del océano, se descomponía lentamente en aquel parque abandonado. No suficiente con que lo olvidaran sin buscarle un nuevo recinto, algunos vándalos dañaron el tanque que lo contenía. Algunas secciones estaban rotas, lo que provocó la fuga del líquido en el lugar.

Desgraciadamente, la difusión del vídeo en 2018 no hizo más que empeorar la situación. En lugar de promover una buena acción, el lugar pasó a ser visitado por más personas que aceleraron la descomposición de los restos. Y era una invasión arriesgada, no por el animal, sino por el líquido que lo contenía. El formol es perjudicial para la salud humana y se corre el riesgo de un envenenamiento. Afortunadamente, en febrero del 2019 la historia sufrió un giro inesperado.

Al rescate del tiburón Rosie.

En un maravilloso acto, el Crystal World and Prehistoric Journeys lanzó una campaña en redes sociales y recolectó fondos para retirar el cadáver del animal. Posteriormente, arrancaron una misión de restauración para los restos de este tiburón al que apodaron Rosie.

“Por temas de responsabilidad pública, el propietario decidió que Rosie debía extraerse y destruirse, a menos que le encontraran un nuevo propietario. En ese momento era vital actuar con rapidez para salvar a Rosie de daños más graves y evitar cualquier daño al público”, explicó el sitio de la institución.

tiburon abandonado

Según los actuales dueños del tiburón Rosie, si los restos del animal no se hubieran retirado ahora estarían completamente destruidos. En estas épocas, la organización lanzó una campaña de financiamiento colectivo para continuar con el proceso de restauración. El objetivo es proporcionar a los visitantes la oportunidad de observar de cerca a este gigante de los mares.

Artículos relacionados:

2 comentarios en “Tiburón Rosie: el animal que abandonaron en un parque”

  1. No se porque siempre que veo una imagen de un tiburon de frente (apuntando su nariz hacia el lente) siento una especie de pinchazo en tabique nasal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *