Josef Petrenkov – Caminata espacial

Mucho se ha discutido sobre la carrera espacial, una época marcada por disputa hacia la conquista del espacio entre Estados Unidos de América y la Unión Soviética. La historia suele hablar del satélite Sputnik, del cosmonauta Yuri Gagarin, del primer hombre en la Luna… Sin embargo, casi nadie habla de los sucesos que resultan totalmente enigmaticos. Como el caso de Josef Petrenkov.

cosmonauta perdido

Corría el año de 1968, las grandes potencias del mundo estaban en pleno apogeo económico y tecnológico. Los avances en el campo de la ciencia habían posibilitado al hombre a realizar hazañas que en otras épocas sólo pertenecieron a las novelas y cuentos de ciencia ficción. En esa época Estados Unidos se preparaba para dar el primer paso sobre la superficie lunar. A pesar de la confidencialidad con la que se manejaba el proyecto y el desarrollo de la misión, ésta no fue suficiente para evitar que la inteligencia secreta soviética se infiltrara revelando sus planes.

Continuar…Josef Petrenkov – Caminata espacial

Los liquidadores de Chernobyl

Es una de las historias más conocidas de nuestro tiempo: el día 26 de abril de 1986, el reactor nº 4 de la central nuclear de Chernóbyl estalló durante el transcurso de una prueba de seguridad mal ejecutada, a consecuencia de 24 horas de manipulaciones insensatas y más de doscientas violaciones del Reglamento de Seguridad nuclear de la Unión Soviética. Estas acciones condujeron al envenenamiento por xenón del núcleo, llevándolo a un embalamiento neutrónico seguido por una excursión de energía que culminó en dos grandes explosiones a las 01:24 de la madrugada.

Sobre Chernóbyl se han contado muchas mentiras. Y las han contado todos, desde las autoridades soviéticas de su tiempo hasta la industria nuclear occidental, pasando por los propagandistas de todos los signos y la colección de conspiranoicos habituales. Hay una de ellas que me molesta de modo particular, y es esa de que los liquidadores –el casi millón de personas que acudieron a encargarse del problema– eran una horda de pobres ignorantes llevados allí sin saber la clase de monstruo que tenían delante. Y me molesta porque constituye un desprecio a su heroísmo.

Y porque es radicalmente falso. Una turba ignorante no sirve para nada en un accidente tecnológico tan complejo. Los equipos de liquidadores estaban compuestos, sobre todo, por bomberos, científicos y especialistas de la industria nuclear; tropas terrestres y aéreas preparadas para la guerra atómica; e ingenieros de minas, geólogos y mineros del uranio, debido a su amplia experiencia en la manipulación de estas sustancias. Es necio suponer que esta clase de personas ignoraban los peligros de un reactor nuclear destripado cuyos contenidos ves brillar ante tus ojos en un enorme agujero.

Continuar…Los liquidadores de Chernobyl

Conspiraciones #10: El «Apolo» soviético.

Secreto: la existencia de un programa soviético equivalente al Apolo estadounidense. Inicio: 1974. Fecha en la que fue desvelado: 1984. Momento clave: las muertes de Korolev y Gagarin . Protagonista: Serguéi Korolev , arquitecto del programa espacial. El viaje espacial de Yuri Gagarin, el primer cosmonauta, propició que John F. Kennedy anunciara en mayo de …

Continuar…Conspiraciones #10: El «Apolo» soviético.

Conspiraciones #2: KH-11.

Secreto: el más avanzado satélite espía estadounidense de la Guerra Fría . Inicio: principios de los años setenta. Fecha en la que fue desvelado: 1978. Momento clave: el robo del manual de funcionamiento y su venta a los soviéticos Protagonista: William Kampiles, trabajador de la CIA. Larga es la tradición de las potencias en el …

Continuar…Conspiraciones #2: KH-11.

Super soldados: Simo Hayha.

hayha[1]

Simo Hayha había tenido una vida bastante aburrida en Finlandia. Sirvió un año de ejército obligatorio para luego convertirse en un granjero. Pero su destino cambiaría cuando la Unión Soviética invadió Finlandia en 1939, decidió que quería ayudar a su país y se enlistó para la guerra.

Como la mayoría de los combates se suscitaban en los bosques con 6 pies de nieve y temperaturas entre los 20 y 30 grados bajo cero, la mejor manera de detener la invasión era tomar un rifle, un par de latas de alimento y subir a la copa de los arboles a esperar todo el día la llegada de los rusos invasores.

Continuar…Super soldados: Simo Hayha.