Léo Major, el Rambo canadiense

El franco-canadiense Léo Major nació en el año de 1921 y tal vez jamás imaginó que su nivel de heroicidad superaría por mucho a la del soldado promedio cuando se enlistó en el ejército canadiense al arranque de la Segunda Guerra Mundial. Se dice que decidió ir a combate para mostrar a su padre, con quien llevaba una relación algo complicada, que podía convertirse en un hombre del que se sintiera orgulloso.

Leo major

Continuar…Léo Major, el Rambo canadiense

Super soldados: Thomas Alfred ‘Todger’ Jones

Thomas Alfred 'Todger' Jones
Thomas Alfred ‘Todger’ Jones

Thomas Alfred Jones era un tipo excéntrico, empezando por su apodo de «Todger» (una jerga antigua para referirse al aparato sexual masculino). Nadie sabe cómo llegó a tener ese apodo y tampoco nadie quizó preguntarle. Jones sirvió a Gran Bretaña en la Batalla del Somme, una de las batallas que resultaron en más bajas para el ejército británico en la historia.

El 25 de diciembre de 1916, los británicos habían capturado la localidad francesa de Morval y estaban en el proceso de construcción de las trincheras. Jones y el resto de la unidad se estaban recuperando de la última batalla excavando y charlando, cuando repentinamente hombres armados comenzaron a abrir fuego contra ellos. El ataque dejó a varios hombres heridos. Todos estaban perdidos, ninguno sabia qué hacer frente a un ataque sorpresa. Fue entonces cuando uno de los pistoleros acertó en el chico más joven del pelotón. Su cabeza explotó delante de Jones.

Continuar…Super soldados: Thomas Alfred ‘Todger’ Jones

Vasili Záitsev: Super soldados

Vasili Záitsev (2)

Vasili Záitsev es uno de los francotiradores más famosos del mundo. Durante el período del 10 de noviembre al 17 de diciembre de 1942, en la batalla de Stalingrado, hizo papilla a 225 soldados y oficiales fascistas, incluidos 11 francotiradores.

Nació el 23 de marzo de 1915 en una aldea de la región rusa de Cheliábinsk en una familia de campesinos, desde la niñez tuvo relación con la caza, primero con el arco y más tarde con armas de fuego, de las cuales la primera fue un obsequio de su abuelo que recibió cuando sólo tenía 12 años de edad.

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, Vasili tenía 26 años y ya era no sólo un excelente tirador, sino también un maestro del camuflaje y paciencia. Tenía todas las cualidades de un francotirador profesional: agudeza visual, oído sensible, firmeza, sangre fría, valentía y astucia militar. Sabía escoger las mejores posiciones, camuflarse; se escondía de los soldados enemigos en los lugares donde nunca esperaban encontrarlo. El reconocido francotirador batía a su oponente implacablemente.

Continuar…Vasili Záitsev: Super soldados