Dioses de risa

Los humanos podemos prescindir de muchas cosas para existir, menos de nuestros dioses. Nos atemoriza tanto ser producto de una evolución natural y reconocer que más allá de esta existencia no hay una vida eterna, que continuamente nos estamos inventando creadores y seres supremos. Nunca hemos querido aceptar nuestras culpas y responsabilidades, y es mucho más cómodo asegurar que nuestros infortunios son producto de una presencia invisible, inabarcable y omnipotente.

pastafari

Sin embargo, hay quienes han decidido tomarse el asunto con sentido del humor e inventar religiones ficticias, cuyos preceptos aunque absurdos e hilarantes están inspirados y reproducen fielmente los dogmas que rigen a las religiones y sectas formales. Marcianos, Monstruos hechos de pasta, Maradona y Luke Skywalker son algunos de los dioses de broma en los que mucha gente deposita su fe. Basta echarle un ojo para que se nos prenda el foco es inventarnos nuestro propia religión.

Leer MásDioses de risa

VUDÚ, la fe de las sombras

Durante horas se repiten los cantos rituales y el batir incesante de los tambores. El ritmo se precipita cada vez más. En el claro del bosque, los negros danzantes, bañados en sudor e iluminados por las antorchas, se encuentran en suma excitación. Pero siguen girando batiendo los brazos, con los ojos desorbitados y la boca hecha mueca por el esfuerzo. Bruscamente se detienen; sólo se mueven las llamas de las antorchas y se escucha el crepitar de los hachones. Una figura vestida con ropas negras y sombrero de copa emerge de entre las sombras de los árboles. Su rostro está embadurnado de blanco espectral, sostiene una vara y un cráneo humano; levanta el rostro hacia el cielo y grita un nombre en la oscuridad de la noche: «Barón Samedi, Barón Samedi». Los tambores rompen su silencio y los danzantes entran en acción. Los cánticos prosiguen sus mensajes misteriosos y extraños, mientras el enigmático personaje contempla la escena.

vudu

Leer MásVUDÚ, la fe de las sombras