Jack El Destripador

jack el destripador

Más de un siglo ha transcurrido desde los terribles asesinatos perpetrados por Jack El Destripador, el asesino serial más famoso de todos los tiempos; y aún hoy una niebla de misterio, leyenda y terror se cierne sobre los acontecimientos ocurridos en el Londres de 1888.

Todas las leyendas y misterios sobre el caso, posiblemente tengan su origen en el hecho de que el asesino nunca fue capturado o identificado; dejando en el aire la identidad, motivos o personalidad del asesino.

Los Asesinatos.

Todo comenzó en la madrugada del viernes 31 de agosto de 1888. Un hombre, que transitaba por las oscuras calles londinenses del barrio de Whitechapel, observó a lo lejos una mujer al parecer desmayada, pero al acercarse se dio cuenta que estaba muerta; rápidamente, el hombre avisó del hallazgo al primer policía que encontró en la calle.

La mujer identificada como Mary Ann Nichols, prostituta de 43 años, había sido asesinada poco antes de ser encontrado su cuerpo; había sido degollada con un cuchillo y su cuerpo mostraba mutilaciones en la zona del abdomen. Fuera del análisis del cuerpo, no se encontraron pistas en la escena del crimen: ni testigos, ni el arma homicida… nada que permitiese identificar al asesino.

Leer MásJack El Destripador

Asesinos, El Chalequero

La historia me había enseñado que el primer asesino serial del que se tenia registro en México era Gregorio Cárdenas Hernández, mejor conocido como «El estrangulador de Tacuba«. Hasta que me encontré con una versión de un Jack el Destripador Mexicano, un asesino serial apodado «El Chalequero» y que existió antes incluso de que «Goyo …

Leer MásAsesinos, El Chalequero

El Carnicero de Rostov.

Andrei Romanovich Chikatilo (o chikatilo), el mayor y más famoso asesino en serie de Rusia, tercero en la clasificación mundial, después de Harold Shipman y Javed Iqbal. Consiguió hacer famosa a la región en la que residía, Rostov, en todo el mundo.

Un condenado inocente, una esposa confiada y una peculiaridad genética con el antígeno B, le permitieron dedicarse a matar, mutilar y devorar durante doce años.

A esta vergüenza para el comunismo le detuvieron ocho meses antes de que la policía de Milwaukee descubriera los crímenes de otro de los asesinos en serie caníbales más famosos de la historia, Jeffrey Dahmer, con el que compartió el apodo de Carnicero.

Chikatilo nació el 16 de octubre de 1936 en Yablochnoye, un pueblo de Ucrania. Creció convencido de que a su hermano mayor le habían matado unos vecinos y se lo habían comido durante la hambruna de Ucrania de principios de los años treinta.

Como muchos otros asesinos en serie se hacía pis en la cama hasta los doce años. Esta es una de las características más desconcertantes de los asesinos en serie, a la que seguramente algún día le encontraran explicación. Un 60 por ciento de los asesinos en serie y de los asesinos sexuales siguen haciéndose pis en la cama durante la adolescencia, mientras que entre la población general sólo un 3 por ciento de los niños de 12 años, la mayoría varones, padecen enuresis nocturna.

Era un niño tímido, introvertido, afeminado, humillado por sus compañeros y se refugió en el comunismo. Aunque era bastante miope se negó a llevar gafas durante su infancia y adolescencia porque pensaba que acrecentaría las burlas de sus compañeros. Tampoco tenía éxito con las mujeres y en el servicio militar corría el rumor de que era impotente.

Una vez abrazó a una chica y cuando ella intentó apartarse, eyaculó. A partir de ese momento empezó a tener una fijación por las mujeres que le rechazaban y la violencia unida al sexo. Su hermana le presentó a la hija de un minero, Fayina, con la que se casó en 1963. Aunque le resultaba difícil mantener una erección, sí era capaz de eyacular y el matrimonio tuvo dos hijos, en 1965 y 1969.

Leer MásEl Carnicero de Rostov.

Ed Gein, El carnicero de Plainfield.

Aparentemente era un hombre inofensivo… pero su personalidad ocultaba un terrible psicópata que convirtió su granja en un matadero humano. Sus espeluznantes crímenes proporcionaron a Hitchcock las bases para su clásica película de terror Psicosis.

En la tarde del 8 de diciembre de 1954, un granjero de Plainfield, en Wisconsin, entró en «la taberna de los Hogan» a echar un trago en esa fría tarde de invierno cuando descubre con espanto un gran reguero de sangre que cubría las tablas de madera del suelo. La propietaria Mary Hogan, había desaparecido.

Leer MásEd Gein, El carnicero de Plainfield.

Edmund Kemper, «el gigante asesino».

Edmund Emil Kemper nació el 18 de diciembre de 1948 en California. Como la mayoría de los asesinos recurrentes, se crió en el seno de una familia conflictiva cuyos padres reñían constantemente y que con el tiempo terminarían divorciándose.

Criado por una madre terrible, que no vacilaba en encerrarlo en el sótano de su casa, Edmund Kemper se vuelve muy tímido y se aísla más y más. Sueña con vengarse e imaginando juegos mórbidos en los cuales tienen un papel esencial la muerte y la mutilación.

Nadie toma en serio sus fantasías morbosas, ni siquiera cuando a los ocho años juega a la silla eléctrica o a la cámara de gas con su hermana, desempeñando él papel de víctima mientras su hermana hacía de verdugo y lo ejecutaba.

Su primera víctima es el gato de la familia. Le entierra vivo y le corta la cabeza, la cual lleva orgulloso a casa, donde la exhibe en su cuarto como un trofeo.

Es incapaz de expresar cualquier sentimiento de afecto y sus compañeros evitan su presencia, pues les asusta la manera en la que Kemper les mira fijamente, sin pronunciar palabra.

A los 13 años mata a su segunda víctima de sus experimentos, otro gato. Mata al animal a machetazos y su madre descubre los restos del animal ocultos en el armario. Le había cortado el cráneo para exponer el cerebro y luego lo apuñaló innumerables veces.

En 1963, su madre lo manda a vivir a la granja de sus abuelos paternos, que viven en un rancho de California. Es allí a los 16 años de edad, cuando dispara contra su abuela con un rifle del calibre 22 y luego la apuñala una y otra vez para desahogar su ira, porque según él, era más estricta y le imponía más castigos que su propia madre. Después le pegó un tiro a su abuelo y dejó el cadáver tendido en el jardín. Tras estos crímenes, llama a su madre desconcertado para informarla. Cuando los policías le interrogan sobre los motivos, responde: «Solo quería saber lo que se sentía matando a mi abuela».

Las autoridades lo internaron en un hospital de alta seguridad en Atascadero. En 1969 pese a la oposición de los psiquiatras, lo soltaron cuando tenía 21 años, para ponerlo de nuevo al cuidado de su madre.

Para aquel entonces ya medía 2,05 metros de estatura y pesaba unos 135 kilos.

El «gigante asesino» no elegía sus víctimas al azar, las somete a un cuestionario escrupuloso preparando con anterioridad una lista de características físicas y morales de sus futuras víctimas. Es absolutamente necesario que corresponda a la imagen que tiene de las estudiantes que su madre le había prohibido frecuentar. En mayo de 1972 recogió en su coche a dos autostopistas de 18 años, las llevó a un sitio apartado y allí las mató a puñaladas. Luego, trasladó los cuerpos a casa de su madre, les sacó fotografías con una Polaroid, las descuartizó y les cortó la cabeza, al día siguiente entierra los cadáveres en las montañas cerca de las inmediaciones y arroja las cabezas a un barranco.

En septiembre de 1972, cuatro meses después mata a otra joven de 15 años de una manera similar, recogiéndola cuando hacía autostop, estrangulándola, violando el cadáver y llevándoselo a casa.

Leer MásEdmund Kemper, «el gigante asesino».