Cráneos deformes descubiertos en un antiguo cementerio en México

En las proximidades de del pequeño poblado mexicano de Onavas, al sur de Sonora, arqueólogos descubrieron el primer cementerio prehispánico de la zona, con una fecha de antigüedad de aproximadamente 1,000 años.

Un cementerio exclusivo.

craneo deforme mexico
Uno de los 13 individuos con deformación craneal descubiertos en un antiguo cementerio en México.

En el cementerio descansaban los restos mortales de 25 personas, 13 de las cuales presentaban una deformación craneal intencional y cinco mutilación dentaria, prácticas culturales muy similares a la de los grupos prehispánicos en el sur de Sinaloa y norte de Nayarit, pero hasta ahora, nunca vistos en Sonora.

Algunas de las osamentas llevaban adornos como brazaletes, narigueras, pendientes, colgantes hechos de conchas encontradas en el Golfo de California, y uno de los muertos contenía un caparazón de tortuga, cuidadosamente colocado sobre el abdomen. Sin embargo, los arqueólogos señalaron que las tumbas no fueron acompañadas por las ofrendas y contenidos esperados.

Leer MásCráneos deformes descubiertos en un antiguo cementerio en México

Los Nahuales: el espíritu guardián

Primero como espíritu guardián y luego entidad maligna, el nahual fue una de las figuras más importantes de la cosmovisión de los pueblos prehispánicos. En México existe una gran variedad de seres sobrenaturales que en las noches recorren los caminos rurales o las calles citadinas. Espectros del folclor popular como ‘la Llorona’ o ‘el Charro Negro‘ deambulan asustando a quien haya actuado mal o a cualquier escéptico que los haya desafiado.

nahual

Pero entre estos entes del mal destaca uno de raíces prehispánicas: el nahual o nagual -palabra de origen náhuatl que deriva de nahualli, ‘disfrazarse’, aunque también se traduce como ‘doble’ o ‘proyectado’-. No se trata precisamente de un ser de otro mundo, sino de un hombre común -ya sea que lo aprendiera o naciera con el ‘don’- capaz de adoptar la forma de algún animal fantástico: un gran perro negro con voraces ojos de fuego, una serpiente que habla o un burro sin cola ni orejas.

Leer MásLos Nahuales: el espíritu guardián