La historia de Las Poquianchis

Originarias de Jalisco, las hermanas Carmen, Delfina, María de Jesús y Luisa González Valenzuela fueron el producto de una familia disfuncional. Mientras su madre Bernardina, devota y abnegada practicante del rezo al rosario les infundió el culto a la religión católica, su padre Isidro ejercía el abuso de poder y la violencia amparado en un machismo, cuyo exceso derivaba de su adicción al alcohol.

Las Poquianchis

Isidro González laboraba como juez de acordada, el encargado de resguardar las calles durante la noche montado en caballo, razón por la que sentía ser una gran autoridad en el pueblo. Ese ambiente de autoritarismo y maltrato hizo que Carmen, la hija mayor, se fugara con Luis Caso, un hombre varios años mayor que ella. Ofendido en su honor, Isidro la buscó, tomó de los cabellos y en medio de regaños e injurias la encerró en una celda como escarmiento al comportamiento, que consideró indecente.

Unas horas más tardes del incidente una orden del presidente municipal llevo a Isidro y a dos de sus agentes a buscar a Felix Ornelas, un rijoso ranchero e intimidador, que se jactaba de pisotear las leyes. En el intento por detenerlo, Isidro le propinó un balazo a traición que le costó la vida. Durante un año Isidro se mantuvo prófugo ocultándose en varias rancherías de Jalisco. Sin embargo, olvidó el encierro en el que había dejado a su hija, quien catorce meses después obtuvo su libertad, cuando un obeso abarrotero se apiado de ella y la sacó de la cárcel con la promesa de casarse.

Leer MásLa historia de Las Poquianchis