Investigador se infecta con 50 parásitos en nombre de la ciencia

Hace un año, el especialista en crustáceos Jimmy Bernot se convirtió en uno de tantos científicos que han experimentado con su propio cuerpo. Durante 12 meses, el biólogo marino participó como voluntario en un estudio dónde lo infectaron con 50 anquilostomas. El valeroso acto contribuye al desarrollo de una vacuna que prevenga la verminosis causada por esta familia de parásitos.

se infecta con 50 parásitos(1)

Leer Más

Museo en Tokio dedicado exclusivamente a los parásitos

Si te apasionan los museos y las formas de vida parásitas, deberías proponerte viajar a Tokio algún día. En esta ciudad de Japón se localiza el Museo Parasitológico Meguro, una enorme exhibición dedicada exclusivamente a los inquietantes parásitos. Uno de sus mayores atractivos es una lombriz solitaria de 8.8 metros.

estomago de un delfin con parasitos 2
Estómago de un delfín infestado de gusanos.

Leer Más

Yartsa Gunbu: un hongo que vale su peso en oro

El Yartsa Gunbu (Ophiocordyceps sinensis) es un hongo localizado en las regiones montañosas del Tíbet y Nepal, cuyo mayor talento es parasitar a las polillas fantasma (Hepialidae). Sin embargo, se ha convertido en un producto tan exclusivo y demandado por los humanos que un kilogramo de este hongo alcanza los US$ 22,000 (poco más de medio millón de pesos mexicanos) en el mercado.

Yartsa Gunbu (Ophiocordyceps sinensis)
Yartsa Gunbu (Ophiocordyceps sinensis)

Leer Más

Rizocéfalos, los parásitos más aterradores

La naturaleza impone a cualquier forma de vida que mejor se adapte al medio ambiente, independientemente de si se arrastra, camina, nada o vuela. Si una adaptación correcta no sucede a tiempo, la propia naturaleza se encarga de cobrárselo muy caro a la especie: simplemente la arroja al baúl de la extinción, un lugar de donde es imposible volver.

cangrejo parasitado por rizocefalo

Leer Más

Miasis, pongámonos asquerosos

Un gusano que se alimenta de carne viva humana, y en ocasiones de la carne de cadáveres. Todo comienza con una diminuta herida, puede ser tan pequeña como una mordida de garrapata, pero no importa, es todo lo que la Cochliomyia hominivorax necesita para colocar algunos huevos. Con “algunos” me refiero a cerca de 500 huevecillos.

miasis

Una vez allí se sienten calientes y confortables entre la carne, tanto, que empiezan a alimentarse. Si nadie los incomoda, van cavando hasta que ven la luz del día – del otro lado. Pero si alguien llega a incomodarlos, parecen ir más a prisa.

Leer Más