Las 25 muertes más insólitas del siglo XXI

La muerte es una situación difícil de entender para una gran parte de nosotros que queremos vivir para siempre y que nos resignamos a la idea de que si algún día llega el momento de retirarnos de este plano existencial, que al menos sea lo más tarde y natural posible. Pero hay ocasiones en que le muerte se comporta de forma muy poco común. Dale un vistazo a las 25 muertes más insólitas del siglo XXI.

1. (2001) Bernd- J’rgen Brandes, de Alemania, fue apuñalado varias veces de forma voluntaria y luego comido de forma parcial por Armin Meiwes (que más tarde fue llamado el Caníbal de Rotenburg).

muertes insolitas (7)

Brandes había contestado a un anuncio a Internet de Meiwes que buscaba a alguien para este fin. Brandes declaró explícitamente en su testamento que deseaba ser asesinado y comido. Esto inspiró la canción de Rammstein «Mein Teil» y el episodio de IT Crowd “Moss and the German”.

2. (2001) Michael Colombini, un niño estadounidense de 6 años de edad residente de Croton en Hudson, Nueva York, fue golpeado y asesinado, no tendría mucho de raro sino fuera porque el hecho ocurrió en el Westchester Regional Medical Center, por un tanque metálico de oxígeno de 6.5 libras cuando estaba al interior de una máquina de resonancia magnética (MRI), mientras era sometido a una prueba.

Continuar…Las 25 muertes más insólitas del siglo XXI

Las 10 peores formas de morir en la naturaleza

El riesgo es lo que nos atrae a las aventuras, pero cualquier persona que decide ir a un lugar salvaje debe estar preparada: en la naturaleza, hay un sinnúmero de maneras de morir. Echa un vistazo a las más repugnantes, ignominiosas y terribles de ellas:

10. Morir en una caída

caida

No se tiene tiempo para sentir miedo. Centésimas de segundo después de perder el apoyo, el reflejo del susto entra en acción, y los brazos se estiran para intentar agarrar alguna cosa. Pero no hay nada a que aferrarse. Estás en caída libre, sin cuerdas y sin un colega para rescatarte. Probablemente te preguntes en qué estabas pensando, pero es demasiado tarde. La gravedad acelera tu cuerpo y vas en caída a nueve metros – la altura de un edificio de 3 plantas – en 1.4 segundos.

Escuchas un «crack», tu pierna derecha golpeó un saliente de la pared y giras durante más de seis metros antes de caer a una losa de granito 30 metros más abajo.

Intentas respirar, pero la fuerza de la caída comprimió tu diafragma, expulsando el aire de los pulmones. Consigues jadear espasmódicamente una vez, dos veces, hasta que una ola de náuseas crece y vomitas el almuerzo. El cuerpo instintivamente sabe que necesitará toda la energía posible, y la digestión del desayuno matutino va a consumir mucha energía.

Continuar…Las 10 peores formas de morir en la naturaleza