Palabras del subconsciente de la mujer que perdiste

Amigo, ella tuvo que superar todos los momentos y a mí me tocó escuchar cada uno de los lamentos que tenía para decir. ¿De verdad crees que después de superarlo y lograr aliviar el dolor que le causaste, regresará contigo? Quizá lo olvidaste, pero yo puedo recordártelo.

Pequeña triste

Cuando te pidió que le llamaras y no lo hiciste. Cuando te pidió que te quedaras y te fuiste. Cuando te imploró que fueras y no acudiste. Cuando te pidió, por los dos, que siguieran adelante y tú simplemente desististe. Me dijo que todo eso de dar y recibir nada a cambio, de tener cosas que decir y nadie quien las escuche, todo eso de formarse expectativas, de creer y al final terminar decepcionándose, cansa.

Leer MásPalabras del subconsciente de la mujer que perdiste

Debes aceptar que es hora de partir

Una de las cosas más complicadas de la vida es asumir determinadas situaciones respecto a los demás… asumir que amamos, que sentimos nostalgia o incluso asumir que ya no existe más el amor. Si dicha actividad ya nos exige suficiente dolor, imagina tener que asumir algunas verdades sobre nosotros mismos. En ocasiones resulta mucho más fácil vivir creyendo en los cuentos de hadas que aceptar que las historias no siempre tienen un final feliz.

Leer MásDebes aceptar que es hora de partir

Prefiero soledad sincera a compañía traicionera

Me estoy haciendo vieja y cada día más temerosa. Le tengo temor a todo. A la oscuridad, a los espíritus, a las cucarachas, a las montañas rusas y hasta al mango con leche. Prefiero evitarlos. Que no me inviten a actividades extremas, como descender por una tirolesa o saltar de una cascada. ¿Para qué? Soy demasiado vieja para algunas emociones. Entre más me acerco a los cuarenta, más me convenzo de que ya he vivido bastante para saber, al menos, lo que no quiero hacer.

arbol-atardecer-mar-paz

Leer MásPrefiero soledad sincera a compañía traicionera