literatura

Top 10: Monstruos horripilantes de la literatura

Esta lista intenta la selección de los monstruos más misteriosos y extraños de todos los tiempos descritos en la literatura.

10 El calamar gigante: 20.000 leguas de viaje submarino, de Julio Verne.

Monstruos horripilantes de la literatura (10)

El barco submarino del capitán Nemo, el Nautilus, está equipado con el armamento más avanzado del mundo para el 1800, incluyendo las balas electrificadas. Pero cerca del final de la novela, Nautilus es rodeado por una escuela de «poulpes», que es la palabra francesa para «pulpos». Casi siempre es traducido como «calamar gigante», porque una pouple en particular, se enreda en las hélices de Nautilus, y el equipo tiene que ir a la superestructura y empezar una lucha con hachas, arpones y cuchillos.

Verne nunca describe el tamaño del calamar, pero lo pone implícito en, «uno de estos animales, a sólo seis pies de largo, tendría tentáculos de 27 pies de largo. Eso lo haría un monstruo formidable.

Ahora tenemos evidencia fotográfica, y la especie más grande se cree que tiene por lo menos 40 pies de largo, con un fuerza muscular suficiente para aplastar a una pequeña goleta como una lata. Sus tentáculos están llenas de dientes como una sierra y ganchos afilados que pueden cortar la piel humana como una navaja. Tienen el mayor pico de todos los animales, grandes y fuertes como para morder una mano humana. El espécimen más grande registrado pesó 1.091 libras.

Los 10 libros que arruinaron al mundo

Los libros son uno de nuestros mayores recursos, pero muchas veces en la historia se han escrito libros que son engañosos o falsos. En algunos casos esto ha llevado a la muerte y destrucción en gran escala y a malos regímenes gubernamentales. Esta es una lista de diez de los peores libros de este tipo – los libros que han hecho más daño que bien. El denominador común en todos estos libros es un engaño – invariablemente no intencional, pero las consecuencias son las mismas independientemente. Sin ningún orden en particular:

El Guerrero Azteca

«Hubo en esta tierra una Orden de caballeros que profesaban la milicia y hacían voto y promesa de morir en defensa de su patria y de no huir la cara a diez ni a doce que les acometiesen. Los cuales tenían por dios, caudillo y patrón al Sol. Su fiesta se llamaba ‘Nawi Ollin’. Se celebraba dos veces en el año: el 17 de marzo y el 2 de diciembre; las dos veces que en el año cabía el número de ‘cuarto curso o movimiento’ (‘Nawi Ollin’).

brand[1]