El anticuario

El anticuario

Don Ramón era un señor de edad avanzada que hasta hace algún tiempo vendía muebles antiguos en el barrio de La Lagunilla. Conseguía sus muebles en pueblitos y reparaba algunas piezas para venderlas; también reparaba muebles para los dueños originales. Entre semana trabajaba en su taller de la ciudad de México y los sábados y domingos vendía en su puesto.

En cierta ocasión llegó una ancianita y le dijo que tenía algunas antigüedades que quería le restauraran. Don Ramón aceptó visitarla para hacer un presupuesto y días después se presentó en una antigua casa en la colonia Roma. Valúo los muebles de la señora e hizo un presupuesto para lo que debía repararse. La señora dijo que no podía pagar esa cantidad, pero que en la parte alta de la casa tenía un ropero muy valioso con el cual podría cubrir el precio de sus servicios. Al anticuario no le agradó la idea de trabajar sin recibir dinero, pero sintió pena por la mujer y accedió a ver el valioso mueble. Don Ramón quedó muy sorprendido. Era un ropero de estilo barroco, de dos metros de alto, con adornos en hoja de oro y manijas de oro. Al frente tenía dos puertas adornadas con dos grandes lunas de buena calidad. El ropero se hallaba en buen estado y no tendría que hacerle grandes arreglos. Realizaría un buen negocio, o almenos eso creyó don Ramón. Durante el resto de la semana diariamente trabajó en la casa de la viejita. Le urgía terminar el trabajo para llevarse el ropero y venderlo el domingo siguiente.

Me platicó don Ramón que cada vez que iba a la vieja casa comenzaba con una picazón en todo el cuerpo, sentía mucho frío y percibía un olor como de ropa vieja, de humedad. No le dio importancia a esos detalles; se los explicaba como una posible alergia a los gatos que, suponía, habitaban en la casa de la señora, pues aunque nunca los había visto, sí los había escuchado maullar. Terminó el trabajo un jueves y al día siguiente llegó con su camionetita de carga para llevarse el mueble. La señora lo esperaba.

Continuar…El anticuario

Leyenda urbana del Club Bildelberg

club bildeberg

Desde 1954 los más influyentes líderes del mundo forman parte del Club Bildelberg.

Todos los presidentes de EE. UU. desde 1958 y todos los altos funcionarios de la Unión Europea han sido socios de dicho Club Mundialista, participando en sus reuniones anuales.

El hecho de que presidentes de gobiernos, multimillonarios, líderes políticos, etc, se reúnan en una ciudad durante una semana tendría que ser una gran noticia, sin pasa desapercibido para el gran público a pesar (o más bien por obra de) de que los propietarios de Imperios Mediáticos como Ropert Murdoch (Fox), Redstone (Viacom group) o JL Cebrián (Grupo Prisa) son miembros del CB.

Bildelberg es dirigido por el Comité de los 300, aunque no sea ese número exactamente de miembros del comité, en realidad no llegan a la decena.

Los dirigentes del C-300 deciden quien es invitado a la reunión anual, quien puede pasar de «invitado» a «colaborador «, el cuál asistirá a las reuniones menores y a los grupos de estudio y en última instancia a ser admitido en los 300. El número de «invitados» suele rondar el de 150, mientras que los activos el de 80.

Ha sido presidente de reunión (que no del Club) durante años el multimillonario italiano Umberto Agnelli, (del grupo FIAT y el club de fútbol Juventus).

Los asistentes al CB, intentan aparentar de cara a la opinión pública, que sus encuentros son actos informales, sin embargo a nadie se le escapa que el una vez al año, los políticos más poderosos del planeta se encierren en un lujoso palacio de Europa o en un gran hotel americano junto a directivos de multinacionales, sindicalistas, directores de conglomerados multimedia, líderes ecologistas, funcionarios de la O. N. U., etc, a planificar la marcha del mundo sin dar cuenta en los parlamentos de sus países ante sus ciudadanos, no tiene nada de «informal».

Continuar…Leyenda urbana del Club Bildelberg

La pintura embrujada de eBay.

También conocida como “THE HANDS RESIST HIM”, es una pintura creada por el pintor norteamericano Hill Stoneham, en 1972. Representa un joven junto a una muñeca, de pie, delante de una puerta con paneles de cristal contra el que muchas manos se presionan. Según el artista, el niño se basa en una fotografía de sí mismo de 5 años, y se interpreta como que la puerta es una representación de la línea divisoria entre el mundo de vigilia y el mundo de los sueños y posibilidades, y la muñeca es una guía que acompañe al niño a través de ello. Las manos representan a las diferentes posibilidades de vida del niño. Esta inquietante -y para algunos, horrible-, pintura, se convirtió en objeto de una leyenda urbana en febrero de 2000, cuando se puso en subasta venta en eBay, y se hizo público su complejo y aterrador misterio.

La historia del cuadro.

La pintura fue mostrada en una galería de Luisiana durante la década de 1970, momento en el que fue revisado por el crítico de arte del “Los Angeles Times”. Fue entonces comprada por el actor John Marley, recordado por su papel como Jack Woltz, en “El Padrino”. En algún momento después de la muerte de Marley,  se dice que la pintura ha entrado en posesión de un joven de California, después de haber sido encontrada en una antigua fábrica de cerveza.

La pintura apareció en eBay en febrero de 2000. Según el vendedor -el joven desconocido antes mencionado-, la pintura es portadora de algún tipo de maldición: en su descripción del cuadro para eBay, se alegó que los personajes de la pintura, durante la noche, salen de la pintura y entran en la sala o cuarto donde el cuadro esté expuesto; en el anuncio de venta, también fueron colocadas una serie de fotos del cuadro “…cambiando la forma en la noche”, las cuales se dijo que habían sido capturadas por una cámara web. Para aumentar la imagen de “objeto maldito” de la pintura, el vendedor incluyó una cláusula de exención de responsabilidad, que eximía al vendedor de toda responsabilidad, si la pintura era adquirida.

Continuar…La pintura embrujada de eBay.