De todos modos, ¿Qué es la inteligencia? (Isaac Asimov)

Cuando estaba en el ejército hice una prueba de aptitudes, solicitada a todos los soldados, y logré obtener 160 puntos. La media era de 100. Nadie en la base había visto una nota como esta y durante las dos horas siguientes fui el centro de atención. (No significó nada – al día siguiente aún era un soldado raso de la Kitchen Police)

Isaac Asimov Arte

Leer MásDe todos modos, ¿Qué es la inteligencia? (Isaac Asimov)

Sal con una chica que no lee – Charles Warnke

Charles Warnke es un escritor relativamente joven y muy poco conocido. Uno de sus escritos más celebres es «You Should Date An Illiterate Girl«, una verdadera Oda exquisitamente redactada en el idioma original del autor. El escrito expone algunas razones a considerar a la hora de escoger a la chica del bar o a la que vive dentro de una biblioteca. Parte declaración de amor y parte poema, el escrito recibió una contestación por parte de Rosemary Urquico que, contrario al original, destaca las bondades de las chicas que leen.

amor fuego lento

Atención: El texto está dirigido a personas que leen por el simple hecho de disfrutarlo.

Leer MásSal con una chica que no lee – Charles Warnke

México curioso

¿Cuáles fueron los corridos más famosos de la Revolución?

Estas expresiones musicales nacieron en la segunda mitad del siglo XIX y narraban las aventuras o desdichas de la gente del pueblo a manera de coplas (cuatro versos octosílabos). Herederos de los romances cantados propios de Andalucía, fueron muy populares durante las guerras con Estados Unidos (1846-1847). Durante la Revolución los corridos cumplieron dos funciones para una población de mayoría analfabeta: informar y divertir. A través de ellos la gente se enteró de eventos sociales, posturas políticas y hazañas de personajes como Macario Romero, Juan Alvarado, Va-lentín Mancera y Demetrio Jáuregui, héroes populares de distintas zonas del país que combatieron las injusticias previo a la insurrección generalizada de la primera década del siglo XX. Uno de los primeros corridos más cantados fue el Corrido de Heraclio Bernal, un minero de Sinaloa convertido en guerrillero que se sublevó al gobierno. Este género épico-lírico-narrativo hizo énfasis en la valentía de los héroes, aunque los hubo de diferentes temas: desastres naturales, política, amoríos, vida carcelaria, fusilamientos, maldiciones, toreros, caballos, de machos y bandoleros. En la época revolucionaria los más populares fueron El Corrido de Don Francisco L Madero, Carabina 30-30, El Corrido de la Decena Trágica, La coronela, Marieta, Los crímenes de Huerta, La traición de Guajardo, La Joaquinita, La muerte de Francisco Villa, La Rielera, El Corrido de Pascual Orozco, El mayor de los Dorados, La Valentina, La Adelita, Patria México, El Corrido de la muerte de Emiliano Zapata, El Siete Leguas, El sitio de Tlaltizapán, Los combates de Celaya, Febrero 23, El Corrido de Cañonea y, por supuesto, La Cucaracha.

¿Hubo campos de prisioneros japoneses en el país?

Con el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial, entre diciembre de 1941 y otoño de 1945 los miembros de la colonia japonesa en México se vieron obligados a reportarse en las oficinas de la Secretaría de Gobernación para registrarse y ser enviados a departamentos o granjas con el propósito de ser vigilados. Se desconoce con precisión el número de personas de origen nipón que vivían en el país, entre residentes, naturalizados o ilegales, aunque el estimado es de 6,000. En su mayor parte se dirigieron a la Ciudad de México o Guada-lajara, y hubo campos de concentración en Celaya y el estado de Querétaro. Dado que las relaciones entre Japón y México habían sido buenas hasta el inicio de la guerra, el trato que recibieron por lo general fue respetuoso, sin embargo muchos sufrieron el abuso de autoridades durante su traslado a los puntos de reunión, en especial por extorsiones y sobornos. Todos recibieron ayuda del Comité de Ayuda Mutua, conocido en japonés como Kyoeikai, organizado por su embajada. Quienes estuvieron en la capital vivieron en un edificio de la colonia Santa María la Ribera y cinco casas de dos pisos de Tacuba, además de la hacienda Batán, ubicada en la Magdalena Contreras, al sur de la ciudad; no eran vigilados, aunque debían registrarse a diario y seguir ciertas normas impuestas por la Secretaría de Gobernación. En la ex hacienda de Temixco, Morelos, cerca de Cuernavaca, fueron concentradas unas 600 personas, y aunque vivieron con ciertas limitaciones, las labores en el campo les permitieron satisfacer sus necesidades elementales. Las restricciones disminuyeron de manera paulatina, y muchos encontraron trabajo en otras ciudades. Aunque su experiencia no fue tan penosa como los japoneses en Estados Unidos, la pérdida de sus negocios y separación familiar tuvo un fuerte impacto.

Leer MásMéxico curioso

El Guerrero Azteca

«Hubo en esta tierra una Orden de caballeros que profesaban la milicia y hacían voto y promesa de morir en defensa de su patria y de no huir la cara a diez ni a doce que les acometiesen. Los cuales tenían por dios, caudillo y patrón al Sol. Su fiesta se llamaba ‘Nawi Ollin’. Se celebraba dos veces en el año: el 17 de marzo y el 2 de diciembre; las dos veces que en el año cabía el número de ‘cuarto curso o movimiento’ (‘Nawi Ollin’).

brand[1]

Leer MásEl Guerrero Azteca