Creepypasta: El libro infinito

Siempre fui un niño muy tímido, solía vivir en una gran ciudad con mi padre y mi madre. En 2002 mi vida cambió por completo, mi madre descubrió que mi padre le era infiel y que tendría un hijo bastardo.

infinito

Ese fue el final para ella, que había dedicado su vida entera a mi padre, no estudiaba ni trabajaba. Sin saber qué hacer, resolvió viajar a la casa de su hermana en una pequeña ciudad al interior del mismo estado, como yo estaba de vacaciones, ella decidió llevarme. Llevé conmigo todos los libros que pude. Si donde vivía solía ocupar la mayor parte de mi tiempo leyendo, en esta ciudad, donde no conocía a nadie, se convertirían en mis únicos compañeros.

Leer MásCreepypasta: El libro infinito

Castigo de espíritus malignos

Voy a contar una historia que me sucedió en 2007. Yo tenía 16 años y todos los fines de semana (viernes, sábado y domingo) dormía en casa de mi novio, con su hermana y una de mis mejores amigas… Yo estaba en su habitación viendo la película «El exorcista» de 1973, y mi novio aún no llegaba de la compañía donde trabajaba, eran aproximadamente las 12 de la noche, y en la película jugaban con la ouija, como en muchas otras películas que ya había visto. Como toda adolescente tonta me surgió la curiosidad por saber cómo jugaban y cómo era la sensación de ser «guiada por el espíritu» en el tablero.

sonrisa

Mi novio me daba todo lo que le pedía con el fin de complacerme, y en un momento de estupidez le pedí que me obsequiara la tabla ouija en mi cumpleaños, mi aniversario sería dentro de tres días… al cabo de ese tiempo el me obsequió el juego de la ouija (su tía abuela era una practicante de la brujería y le entregó el tablero a él, diciéndole que no quería volver a saber más de ella).

Leer MásCastigo de espíritus malignos

Puertas

Me adoptaron. Nunca llegue a conocer a mi verdadera madre, quizá una sola vez, pero era muy pequeño para recordarlo. Sin embargo, amé a mi familia adoptiva. Eran muy buenas personas conmigo. Comía bien, dormía en una casa cálida y confortable, e incluso me dejaban dormirme hasta altas horas de la noche.

puerta

Te contaré rápidamente sobre ellos: primero, está mi madre. Nunca le dije “mamá” ni nada parecido; para mí simplemente era “Julia”. Nunca le molestó que la llamara así, y creo que tampoco se daba cuenta de ello. Era una mujer muy amorosa, para empezar, creo que fue lla quien recomendó que me adoptara. A veces me colocaba a su lado mientras veía la televisión y acariciaba mi espalda con sus uñas. Era una de esas madres ‘de película’.

Leer MásPuertas

6 casos de individuos enterrados vivos

Madame Bobin. En 1901 regresó a su hogar en Gran Bretaña a bordo de un barco llamado «La Plata» y le diagnosticaron con fiebre amarilla. Estaba embarazada y volvía de un viaje a Senegal, por lo que sus malestares fueron rápidamente asociados a dicho padecimiento, común en África y Sudamérica por aquella época. La pusieron en cuarentena, y después la declararon muerta cuando los músculos se le pusieron rígidos y su cara palideció.

sepulturas

Leer Más6 casos de individuos enterrados vivos