Enterrado vivo.

Una víctima de un ataque al corazón, fue pronunciado muerto por los doctores de «urgencias» y fue enterrado dos días después por su afligida familia… ¡pero Miguel Hernández aún estaba vivo! Por 72 horribles horas, el hombre de 52 años, empleado de una gasolinera de Ciudad Juárez, estuvo despierto apresado en su tumba a dos …

Continuar…Enterrado vivo.

Erzebeth Bathory – Condesa Sangrienta.

Castillo de Csejthe, Hungría, corre el año de 1600. El noble magyar Conde Ferencz Nadasky, ve desde su ventana, a una muchacha desnuda atravesar corriendo los jardines del castillo. Ésta llora, grita, la cara desfigurada de dolor, los pies heridos por las piedras y las plantas espinosas… lo peor fue constatar que la joven andaba con el cuerpo untado de miel, y que los insectos la devoraban y la perseguían frenéticamente. Ante la inaudita visión, el conde exige una explicación a sus sirvientes quienes se apresuran en contarle que es una sirvienta de la condesa que ha sido castigada por ésta. Le cuesta dar crédito a lo que oye…

Su esposa es nada menos que la noble Erzebeth Bathory (o Elisabeth Bathory), nacida en 1565, y es 10 años más joven que su marido el conde Ferencz Nadasky (1555-1604), de entonces 45 años de edad. Erzebeth procede nada menos que de la influyente y poderosa familia Bathory, magnates polacos que en 1575 se alzan hasta el trono de Polonia con el rey Esteban I Bathory (1533-1586), emparentado con la dinastía real polaca de los Jagellon gracias a su matrimonio con la princesa Ana de Polonia en 1576, siendo nada menos que cuñado del rey Juan III de Suecia y del Elector Joaquín II de Brandenburgo…
Los Bathory, efectivamente, no son cualquier familia de a pie!

Continuar…Erzebeth Bathory – Condesa Sangrienta.