Muñecas poseídas

Pupa.

Pupa es una muñeca italiana de la cual se dice se mueve por si misma y que sus expresiones faciales así como su brazos y piernas cambian.

Cambien se dice que mueve las cosas que la rodean en el estante cerrado donde esta guardada. Desde la muerte de su dueña en 2005, las actividades de Pupa han aumentado considerablemente y pareciera que quisiera ser liberada de su prisión.

Aun utiliza su traje original de fieltro azul así como algunos otros accesorios originales, y a pesar de su delicado aspecto, se dice que sus actividades son vastas. Sus dueños reportan que al pasar cerca de su estante, escuchan pequeños golpes en el cristal y al voltear descubren la mano de la muñeca tocando el vidrio ademas de observar a la muñeca en distintas posiciones dentro del estante.

La particularidad de esta muñeca es que fue hecha a imagen y semejanza de su dueña en Trieste, Italia. Una costumbre muy arraigada en muchas partes del mundo, tanto así que algunas de estas muñecas tienen cabello real provisto por parte del niño o niña al cual emulan o cabello humano vendido al fabricante de muñecas como es el caso de Pupa.

Por razones desconocidas, los espíritus se sienten muy atraídos a estos juguetes y sobre todo que las muñecas son muy propensas a crear vínculos emocionales muy fuertes con sus dueños los cuales han sido demostrados aun a pesar de que sus dueños hayan crecido o incluso muerto.

La dueña original tuvo a Pupa desde sus 5 o 6 años (1920) hasta su muerte en 2005. La muñeca sobrevivió a los horrores de la Segunda Guerra Mundial, así como varios intentos de destrucción en fechas posteriores. Aun así la muñeca siempre se mantuvo al lado de su dueña durante los viajes fuera de Italia hacia los EU y de regreso

Actualmente las actividades de Pupa solo se encuentran en el circulo familiar aunque su dueña anterior decía que su muñeca hablaba con ella y le advertía de algún peligro durante su infancia, aunque nunca se sintió asustada o con una reacción de miedo hacia su muñeca, sin embargo en estos días, los dueños declaran que cuando pasan cerca de la muñeca sienten que su mirada los sigue y que algunas veces se pueden ver cambios en las facciones de la cara de Pupa.

Continuar…Muñecas poseídas

El difunto ahorcado

Este raro acontecimiento su cedió un día domingo 7 de marzo del año de gracia de nuestro Señor de 1649. Los habitantes de la ciudad de México vivieron ese día algo verdaderamente raro en toda la historia de la ciudad. La sorpresa se dio entre la gente que caminaba por la calle donde se encontraba ubicado el Palacio del Arzobispado. Presenciaron un acontecimiento que si bien es cierto era común para la época, también es cierto que no era común por las circunstancias ni por el día en que acontecía.

Los habitantes de la ciudad, vieron pasar cargando en una mula a un caballero y en las ancas del animal iba montado un indígena, sosteniéndole para que éste no se callese. Tal caballero era el cadáver de un portugués y haciéndole compañía, iba a su lado el pregonero a la usanza de la época, quien tocando la trompeta para anunciarse, hacía público el delito que dicho hombre había cometido en vida.

Continuar…El difunto ahorcado

Mitos y leyendas de Filipinas

Aswang.


El Aswang es probablemente el más común de los monstruos filipinos ya que existen diferentes tipos. En general, son criaturas de forma humana durante el día y luego en la noche, se convierten en un perro, un cerdo, un murciélago, gato, serpiente … el tipo de animal depende de la tradición regional. Se introducen en las funerarias y robar cadáveres frescos. También se sabe que entran a las casas a beber sangre humana y que pueden convertir a la gente en Aswang. Los Aswang están especialmente hambrientos de fetos humanos por lo que algunas de las historias más supersticiosas incluyen patrullas comunitarias a las casas de las mujeres embarazadas para protegerlas de los animales en caso de que se trate del Aswang disfrazado.

Matruculan.


El Matruculan es una de las muchas criaturas filipinas que atacan a las mujeres embarazadas. Esta criatura en particular, primero impregna a una mujer cuando aún es virgen antes de volver más tarde para matar a la mujer y comer el feto (aunque algunas historias dicen que se come a ambos). Algunas historias varían y dicen que ataca a la mujer que ya no es virgen, pero no se casó y está embarazada. Para proteger a la madre y el hijo, el marido debe mecer un balisong, o un cuchillo de mariposa, sobre el vientre de la mujer mientras ella está en labor de parto.

Kapre.


Estos son gigantes peludos con los ojos brillantes y un cigarro que nunca se termina. Por lo general, se encuentran sentados encima de los árboles esperando la noche para asustar a los niños traviesos que están fuera de sus casas a altas horas de la noche. El Kapre es un único monstruo filipino que no roba los fetos, come a la gente o asesina. El Kapre simplemente disfruta de asustar niños. Algunas historias dicen que en realidad son seres muy amables que pueden conceder deseos si encuentras su piedra mágica. Uno puede enterarse de que un Kapre está cerca cuando los árboles se mueven sin viento o se observa una tenue mancha de humo salir desde la cima de un árbol.

Continuar…Mitos y leyendas de Filipinas

Mitos y leyendas de Japón

Aoandaon.


El Aoandaon (de Ao: Azul y Andon: Lámpara de papel) es un espíritu peligroso dentro de la mitología japonesa que se piensa puede ser invocado cuando se juntan 100 personas a contar cada uno historias de terror. En la época Edo, era una costumbre muy popular. Cada persona debe traer consigo una vela, la cual debía ser puesta en un andon de papel azul, para dar un toque más terrorífico al ambiente. Cada persona debe contar una historia de terror o sobrenatural, y cuando termina, deberá apagar su andon. Cuando el último andon quede apagado, se presenta el Ao-Andon. Se dice que es igual a un hombre, pero su piel es azul, posee 2 cuernos y unos dientes filosos. Si es que es invocado, volverá realidad las historias.

Betobeto-san.


Si alguna vez has ido a caminar en la noche y escuchaste unos pasos extraños, al dar la vuelta te aterrorizas porque no encuentras nada allí, es que te ha seguido el yōkai conocido en la prefectura de Nara como Betobeto-san. Se dice que si estás al lado de la carretera y dices, «Betobeto-san, por favor, vaya por delante», los pasos se detienen y puedes seguir caminando en paz.

Continuar…Mitos y leyendas de Japón