Parábola de los cinco monos

Comienza con una jaula con cinco monos. En la jaula, cuelga un plátano de una cadena y coloca una escalera debajo del mismo. En poco tiempo, un mono irá a las escaleras e intentara subir por el plátano.

cinco monos

Tan pronto como toque la escalera, rocía a todos los monos con agua fría. Después de un rato, otro mono intentara hacer lo mismo hasta que suceda con todos los monos. Sigue esta rutina durante varios días.

Leer MásParábola de los cinco monos

El pescador y el samurái

Un joven samurái se dedicaba a prestar dinero y a vivir de la usura amedrantando a los malos pagadores, sin importarle nada la vida de nadie. Uno de los endeudados era un pescador a quien visitó para recuperar su dinero. El pobre pescador huyó aterrorizado del genio del samurái, pues no tenía dinero para saldar sus deudas.

Horas y horas anduvo el usurero buscando a su presa, hasta que lo encontró escondido en la maleza. Al verlo asustado él se hizo más grande y bravucón, enfadado por no recuperar su dinero. El pescador quiso decir unas palabras antes de morir y el samurái le dio esa oportunidad.

El pescador comentó que estaba estudiando filosofía y que su frase preferida era: "Si alzas tu mano, restringe tu temperamento; si tu temperamento se alza, restringe tu mano". El guerrero quedó impactado por las diferentes lecturas que podía hacer de dicha frase. Le recomendó al pescador que siguiera estudiando, pues le daba un año más para conseguir dinero.

Leer MásEl pescador y el samurái