3 técnicas para manipular personas

manipulador mr burns

Tal vez tú seas de las personas que casi siempre se las arreglan para hacer que los demás estén de acuerdo con sus ideas, utilizando para ello argumentos muy sólidos y sentido común. Sin embargo, hay mucha gente por ahí que hace uso de técnicas maliciosas para convencer a la gente de hacer su voluntad. El personal del sitio Lifehacker publica tres trucos – totalmente maquiavélicos – para aprender a manipular a las personas.

Continuar…3 técnicas para manipular personas

Delincuentes e impostores históricos

La historia esta repleta de delincuentes e impostores encantadores quienes se las arreglaron para engañar a mucha gente, partiendo siempre de la ingenuidad de sus victimas y aplicando una amplia variedad de técnicas. Algunos eran tan famosos que sus historias y hazañas han sido llevadas al cine. Acompáñanos en esta recopilación de delincuentes e impostores históricos.

Frank Abagnale William.

Frank Abagnale William

Fue uno de los más grandes falsificadores de los que Estados Unidos tenga registro en su historia. La historia de su vida fue inspiración para la película «Catch Me If You Can» (Atrápame si puedes), basada en su biografía no oficial del mismo nombre. Su primer golpe fue utilizando cheques sin fondos, método que descubrió que era posible cuando se vio obligado a escribir cheques por más dinero del que tenía. Esto, sin embargo, funciono hasta el momento en que el banco le dejó de emitir más cheques, lo que lo llevó a la apertura de otras cuentas en diferentes bancos, con el tiempo se fue haciendo de nuevas identidades para lograr sus objetivos.

Durante un período de dos años, Abagnale se hizo pasar por el piloto de la aerolínea Pan Am «Frank Williams» con el objetivo de obtener vuelos gratis en todo el mundo por deadheading (los pilotos gana viajes gratis a ciudades de todo el mundo por otras aerolíneas como cortesía cuando necesitan vuelos a estas ciudades) en los vuelos normales. En el primero de estos vuelos no sabía donde estaba su asiento. Un anfitrión tuvo el privilegio de mostrar a Abagnale donde estaba su lugar. Se las arregló para falsificar una tarjeta de identificación de Pan Am a través de un modelo y una licencia de piloto de la FAA (Federal Aviation Administration). También consiguió un uniforme fingiendo ser un piloto de Pan Am que perdió su uniforme auténtico.

Frank también forjó otros títulos que hacían trabajar a sus 8 identidades, y muchos otros utilizados unicamente para falsificar cheques, cuyo volumen de desfalcos aumentaron a US $ 2.5 millones en 26 países. Con todo el dinero disponible debido a los golpes bajos, había creado un estilo de vida, enamorando azafatas, comiendo en restaurantes caros, comprando ropa exclusiva.

Continuar…Delincuentes e impostores históricos

Impostores célebres en la historia

Impostores célebres en la historia

Lejos de la actuación profesional diversas personas han adoptado identidades que no les pertenecen, incluso con títulos falsos y extrañas historias para respaldarse. Sus motivaciones no siempre han sido económicas: se han apropiado de existencias ajenas que les dan ‘color’ a sus vidas.

La identidad personal es un área que ha intrigado a filósofos, psicólogos y literatos de todas las épocas. El filósofo judío Martin Buber (1878-1965) sostuvo que «en este mundo cada persona representa algo nuevo, algo que no ha existido todavía, algo único y original«, por lo que «es deber de cada uno saber que nunca ha existido en el mundo nadie semejante a él, porque si hubiera existido alguien semejante a él, ya no sería necesaria su existencia«. Esa identidad, ese sentido del ‘yo‘, es lo más íntimo de cada persona; se construye mediante un proceso social y depende del papel que el sujeto decida desempeñar en su medio.

[sic] …

Pero, ¿qué pasa cuando alguien renuncia a su identidad para adquirir otra? Es un fenómeno más amplio de lo que parece y abarca expresiones tan diversas como la reasignación de género o la aculturación. También puede tratarse de una caprichosa reinvención personal -el sujeto dice ser quien no es porque prefiere ser otro-, o de un delito, cuando una persona suplanta a otra por intereses materiales. Las historias de suplantación y robo de identidad han sucedido a lo largo de los siglos y las sociedades. Aveces cabe considerarlas meros crímenes; otras, la expresión de una profunda necesidad psicológica. El inventario de casos que se presenta a continuación ejemplifica esta diversidad de propósitos y evidencia uno de los ejes conceptuales de la posmodernidad: la identidad es un proceso móvil y activo, la persona puede adquirir un nuevo significado ante sí misma y ante los demás, para concluir, empleando el título de un libro del autor italiano Luigi Pirandello (1867-1936), que todos somos «uno, ninguno y cien mil«.

 

Continuar…Impostores célebres en la historia