Museo de criaturas fantásticas de Hajime Emoto

Compartimos con ustedes la colección del Museo de Criaturas Monstruosas o Gensou Hyouhon Hakubutsukan, una colección escalofriante y extraña de Japón obra de Hajime Emoto.

criaturas fantásticas Hajime Emoto

En el museo de tres pisos existen 9 cuartos, los cuales se encuentran repletos con monstruos de todos los rincones del mundo. Mientras que en el sótano de la estructura se encuentra un librería y cafetería donde ser sirven exquisitos platos, compuestos principalmente por las fantásticas criaturas que se exhiben en el museo.

Leer MásMuseo de criaturas fantásticas de Hajime Emoto

El “Mar del diablo”

Un lugar más temible que “El triángulo de las bermudas”.

Se ha escrito mucho sobre el “Triángulo de las Bermudas” y los inexplicables y misteriosos sucesos que lleva asociados, sin embargo, al otro lado del mundo, existe una zona de características “parecidas” y mucho menos conocida llamada el “Triángulo del Dragón” o “Mar del Diablo”.

Hace ya mil años que los japoneses tienen conciencia de esta peligrosa zona. La han llamado Ma-no Umi: el Mar del Diablo. Durante años los marineros han atribuido las repetidas pérdidas de pesqueros a demonios marinos, agitados dragones que suben a la superficie del océano para apoderarse de los barcos y arrastrarlos con sus tripulantes a sus guaridas submarinas.

El Triángulo del Dragón sigue una línea que va desde el oeste de Japón, al norte de Tokio, hasta un punto del Pacífico y vuelve por el este, pasando por las Islas Ogasawara y Guam para subir, de nuevo, hacia Japón. al igual que el de las Bermudas, forma un patrón triangular. Partiendo del oeste de Japón, al norte de Tokio, sigue una línea hasta un punto del Pacífico que se encuentra a unos 145 grados de latitud este. Ambos se encuentran en los 35 grados de latitud oeste y este respectivamente. Pero las semejanzas no terminan aquí, ambas zonas se sitúan en el extremo oriental de las masas continentales, en la caída hacia aguas profundas donde el mar se ve arrastrado por fuertes corrientes encima de zonas volcánicas activas.

Se trata de una zona de gran actividad sísmica, con un fondo marino en continua transformación y fosas de 12.000 metros de profundidad. Islotes y masas de tierra emergen y desaparecen antes de poder ser cartografiadas. Hay cartas de navegación en las que marinos experimentados han incluido trozos de tierra en los que han desembarcado y que ya no existen.

Leer MásEl “Mar del diablo”