Desentierran balas de cañón del siglo XV propiedad de Drácula en Bulgaria

El título es correcto: balas de cañón de Drácula, el Empalador. Sucedió en la pequeña localidad búlgara de Svishtov, donde un grupo de arqueólogos realizó el peculiar hallazgo. El equipo de investigación, a cargo del profesor Nikolay Ovcharov del Museo Nacional de Arqueología, en Sofía, desenterró unas balas de cañón medievales que, se sospecha, pertenecieron a Vlad III Tepes, también conocido como “Vlad el Empalador”.

dracula
Béla Lugosi interpretando al Conde Drácula en 1931.

Continuar…Desentierran balas de cañón del siglo XV propiedad de Drácula en Bulgaria

Lluvia de huesos humanos en la ciudad de Drácula

La leyenda de Drácula ha vuelto a rondar una ciudad costera … luego de una cascada de huesos humanos.

iglesia Whitby, North Yorkshire

Y los residentes de Whitby, North Yorkshire – ciudad famosa por aparecer en la clásica novela de Bram Stoker de 1897 sobre el conde sediento de sangre – se enfrentan ahora a una historia de horror de la vida real. Un deslizamiento de tierra ha provocado que decenas de tumbas se abrieran en un antiguo cementerio al borde del acantilado, resultando en que los restos humanos se deslizaran hasta los hogares de los residentes.

Continuar…Lluvia de huesos humanos en la ciudad de Drácula

El verdadero Dracula.

dracula

Desde finales del siglo XIX, con la aparición de la novela Drácula, de Bram Stoker el mito del vampiro se arraigo en la imaginación popular. La figura y el nombre de un antiguo y cruel jefe guerrero de los Balcanes vuelven a rondar las mentes: el príncipe Vlad Dracul.

La muerte y la sangre juegan un papel primordial en la imaginación de los hombres, luego no hay que sorprenderse del éxito que encuentra el tema del vampiro, muerto-vivo que vive eternamente chupando la sangre de sus víctimas. Por medio de la horrible criatura, se aborda también el sueño, aunque alterado, de una existencia infinita.

Una ficción…

Drácula relata el dramático enfrentamientos entre un grupo de personas, lideradas por el profesor Van Helsing, médico versado en las ciencias ocultas, y el despiadado vampiro de Transilvania, el conde Drácula.

«Su nariz aguileña le daba verdaderamente un perfil de águila; tenia la frente alta, abombada, los cabellos escasos en las sienes pero abundantes en el resto de la cabeza; las cejas enmarañadas casi se juntaban sobre la nariz, y eran tan largas y tupidas que daban la impresión de rizarse. La boca, o al menos lo que yo veía bajo el enorme bigote, tenía un expresión cruel, y los dientes, resplandecientes de blancura, eran especialmente puntiagudos; sobresalían de los labios de un rojo intenso que revelaba una vitalidad extraordinaria para un hombre de esa edad. Sin embargo, las orejas eran pálidas y terminadas en punta; el mentón ancho, también revelaba fuerza, y las mejillas, aunque huevas, eran firmes. Una palidez sorprendente era la expresión que daba esa cara.

La tradición vampírica ya se encuentra sólidamente establecida cuando se publica la novela en 1897: en la época romántica, Byron, Giovanni, Polidorí evocaron a estos muertos que abandonan sus tumbas para atormentar a los vivos. Sin embargo, el origen de los vampiro se remonta aún más lejos: a las harpías de la Antigüedad conocidas por raptar hombres que jamás volvían a aparecer, a los monstruos sedientos de sangre de las leyendas medievales rusas, alemanas o rumanas. Lo novedoso de la novela de Stoker reside en su aspecto sexual, tanto en sus apetitos sádicos como mórbidos. También se encuentra un cierto número de procedimientos que el autos, apasionado por la magia, imagina para espantar a los vampiros: la utilización del ajo o de la cruz y el hecho de que los vampiros puedan entrar en una casa sin haber sido invitados, invenciones varias veces retomadas de ahí en adelante en la literatura y cine.

Drácula, tal como lo describe Bram Stoker, es ante todo un personaje de ficción. No obstante, el escritor se inspiró, para crearlo, en un hombre que existió realmente, el siniestro Vlad IV, apodado Tepes, «el Empalador«.

Continuar…El verdadero Dracula.