Lady Gaga pactó con el diablo

Lady Gaga Eminem

Yo dejé de creer en el diablo, el día que me hicieron tirar todos mis tazos de pokemon (Yo fui uno de esos que alcanzó a coleccionar los 150 originales) porque a mi madre le dijeron que eran del demonio, lo cierto es que cada cierto tiempo los objetos y sobre todos los personajes famosos son relacionados con entidades del mal, ahí tenemos a los integrantes del grupo musical RBD (cuando estaban en la cúspide del éxito) fueron acusados de colocar mensajes subliminales en sus canciones. La popular serie de dibujos animados, Dragon Ball Z, con la que todos crecimos tampoco quedó exenta.

Esta vez es el turno de la internacionalmente famosa Lady Gaga, que gracias a una cadena que me han hecho llegar en la que exponen un montón de artilugios y símbolos utilizados por la cantante hacen suponer que tiene cierta cercanía con practicas de ocultismo y adoración a satanás. La cosa es como sigue:

Lady Gaga es una marioneta de los Iluminati, y sus vídeos están plagados de simbolismos ocultistas, satánicos, de los iluminati, así como de la francmasonería (masonería).

Si consideramos que su mercado objetivo son los jóvenes, y que sus canciones, como «Pokerface» (Cara de póker en español), que habla de prácticas de sexo, o letras tales como «I wanna take a ride on your disco stick» (quiero dar un paseo en tu palo de disco, en español) que hace alusión al miembro viril, se puede ver, con toda claridad, la acción de las fuerzas externas maléficas que están trabajando para seducir las mentes vulnerables de la juventud, mediante estas canciones llenas de mensajes de perversión y ocultismo.

La música de Lady Gaga no es una paleta de dulce sino que, por el contrario, encierra un mensaje lleno de oscuridad.

En la canción Alejandro, de Lady Gaga, el demonio se introduce muy sutilmente en nuestras vidas, para robar y destruir nuestras almas. Ni siquiera nos damos cuenta que al cantar la letra de esta aparentemente canción inofensiva, que tiene una bonita melodía, estamos abriendo la puerta ancha a su espíritu maligno.

  • Alejandro quiere decir: defensor y protector del hombre (DIOS).
  • Fernando quiere decir: ardiente por la paz (JESÚS).
  • Roberto significa: brillante y brillantemente enmarcado (ESPÍRITU SANTO).
  • Babe equivale a niño.

La letra (traducida al español dice):
«No me llames por mi nombre, Alejandro» (DIOS)
«No soy tu hijo, no soy tu hijo Fernando» (JESÚS)
«No me llames por mi nombre, no me llames por mi nombre, Roberto» (Espíritu Santo)
«Alejandro (DIOS), Alejandro (DIOS), sólo déjame ir”.

Leer MásLady Gaga pactó con el diablo

El diablo en pañales

El diablo en pañales

El folklore mexicano se enriquece con sus leyendas, y la siguiente transita por las calles aun en nuestros días.

Se dice que cierta vez, ya entrada la noche, andaba por las callejuelas retorcidas y mal formadas de la ciudad un hombre evidentemente ebrio. Y a pesar de que las calles eran alumbradas por los candiles que hacían sombras extrañas, esto parecía no importarle, pues a el los fantasmas no le asustaban cuando tenia a su lado una botella.

Al dar vuelta en una esquina, escucho claramente el llanto de un bebé; eran ruidos ahogados pero claros. Se detuvo tambaleante pero ya no escucho mas que el aullar de los perros en la lejanía.

Unos metros adelante volvió a escuchar el llanto, ahora si era claro; se trataba indudablemente de un bebé. El hombre busco en los rincones y justo debajo del puente que cruzaba, encontró a la criatura apenas cubierta con una manta.

El hombre levanto al bebé sin antes maldecir a la desnaturalizada madre. Aun tambaleándose siguió su camino murmurando pestes contra la infame que dejo a su pequeño en semejante situación. Pero no había llegado ni al siguiente faro cuando empezó a tener la impresión de que el niño pesaba mas.

Leer MásEl diablo en pañales

La leyenda del Charro negro

La ambición es una mala consejera, al menos fue la causa por la que el mítico Charro negro comenzó a aparecer en nuestro país. Se cuenta que hace muchos años en Pachuca vivían familias de mineros y jornaleros que trabajaban a deshoras y en condición de esclavos. Entre ellos había un hombre llamado Juan, un hombre ambicioso que no dejaba de quejarse de su suerte.

Un día, al terminar su jornada laboral, se dirigió a la cantina más cercana y comenzó a beber en compañía de sus amigos. Ya entrado en copas comento:

«La vida es muy injusta con nosotros. Daría lo que fuera por ser rico y poderoso.«

En ese momento, un charro alto y vestido de negro entró a la cantina y le dijo:

«Si quieres, tu deseo puede ser realidad.«

Al escucharlo, los demás presentes se persignaron y algunos se retiraron. El extraño ser le informó que debía ir esa misma noche a la cueva del Coyote, que en realidad era una vieja mina abandonada. Juan asintió, más envalentonado por el alcohol que por el dinero. A la hora convenida ya estaba parado frente a la mina, pero no vio nada extraordinario. Ya iba a retirarse cuando descubrió un agujero en el cual había una víbora que lo observaba fijamente. Juan se impresionó al ver el tamaño descomunal de ese animal, por lo cual decidió llevárselo a su casa para poder venderlo posteriormente. En su casa depositó a la víbora en un viejo pozo de agua que se encontraba seco y lo tapó con tablas.

Leer MásLa leyenda del Charro negro

Muñecas poseídas

Pupa.

Pupa es una muñeca italiana de la cual se dice se mueve por si misma y que sus expresiones faciales así como su brazos y piernas cambian.

Cambien se dice que mueve las cosas que la rodean en el estante cerrado donde esta guardada. Desde la muerte de su dueña en 2005, las actividades de Pupa han aumentado considerablemente y pareciera que quisiera ser liberada de su prisión.

Aun utiliza su traje original de fieltro azul así como algunos otros accesorios originales, y a pesar de su delicado aspecto, se dice que sus actividades son vastas. Sus dueños reportan que al pasar cerca de su estante, escuchan pequeños golpes en el cristal y al voltear descubren la mano de la muñeca tocando el vidrio ademas de observar a la muñeca en distintas posiciones dentro del estante.

La particularidad de esta muñeca es que fue hecha a imagen y semejanza de su dueña en Trieste, Italia. Una costumbre muy arraigada en muchas partes del mundo, tanto así que algunas de estas muñecas tienen cabello real provisto por parte del niño o niña al cual emulan o cabello humano vendido al fabricante de muñecas como es el caso de Pupa.

Por razones desconocidas, los espíritus se sienten muy atraídos a estos juguetes y sobre todo que las muñecas son muy propensas a crear vínculos emocionales muy fuertes con sus dueños los cuales han sido demostrados aun a pesar de que sus dueños hayan crecido o incluso muerto.

La dueña original tuvo a Pupa desde sus 5 o 6 años (1920) hasta su muerte en 2005. La muñeca sobrevivió a los horrores de la Segunda Guerra Mundial, así como varios intentos de destrucción en fechas posteriores. Aun así la muñeca siempre se mantuvo al lado de su dueña durante los viajes fuera de Italia hacia los EU y de regreso

Actualmente las actividades de Pupa solo se encuentran en el circulo familiar aunque su dueña anterior decía que su muñeca hablaba con ella y le advertía de algún peligro durante su infancia, aunque nunca se sintió asustada o con una reacción de miedo hacia su muñeca, sin embargo en estos días, los dueños declaran que cuando pasan cerca de la muñeca sienten que su mirada los sigue y que algunas veces se pueden ver cambios en las facciones de la cara de Pupa.

Leer MásMuñecas poseídas

El Diablo Bebe

En la vieja Nueva Orleans, es muy común escuchar la leyenda de el Diablo bebe de Bourbon Street, el monstruoso hijo de una criolla deshonrada el cual fue adoptado por la llamada Reina del Vodoo, Marie Laveaux y bautizado por Madame LaLaurie. El pequeño monstruo vivo para aterrorizar al famoso barrio Francés y sus alrededores por varios años, incluso se dice que aun en estos días, esa criatura acecha en los rincones obscuros de la ciudad, mientras que otros dicen que sus huesos reposan al lado de su madre adoptiva en su famosa tumba del cementerio de San Louis.

devw

Leer MásEl Diablo Bebe