Los Titiriteros – Creepypasta

Simplemente no lo dejará. Escucha ese crujido. Que chico tan tonto”. Imagínate despertar a las 2:45, recibir una llamada de un número desconocido y que empiece a cantar tan pronto como respondes. Bueno, no era precisamente una canción, sino una mezcla entre canto y plática. No estaba de humor para escuchar las incoherencias de esta mujer a las tres de la mañana. Colgué y apagué el teléfono.

titere

Leer MásLos Titiriteros – Creepypasta

Mujer en Georgia conserva el cuerpo de su hijo muerto en vodka

Joni Bakaradze, residente de la localidad de Bashi, Georgia, murió hace 18 años, cuando tenía 22 años, pero en lugar de enterrarlo en un cementerio como era de esperar, la familia decidió mantener su cuerpo preservado para que el hijo de Joni, que tenía sólo dos años al momento de su muerte, pudiera ver el rostro de su padre.

Durante los primeros cuatro años después de la muerte de Joni, su madre, doña Tsiuri Kvaratskhelia, utilizó líquido de embalsamar para conservar su cuerpo, pero dijo que una noche tuvo un sueño en el que alguien le dijo que debería usar vodka para conservar mejor el cuerpo de su retoño.

Leer MásMujer en Georgia conserva el cuerpo de su hijo muerto en vodka

La novia cadáver del Dr. Carl Von Cosel

A menudo nos encontramos con historias que nos hacen preguntarnos, ¿qué tipo de «locuras» el ser humano es capaz de realizar?, ya sea por el dinero, el amor, la enfermedad, la desesperación y la enfermedad. Y es muy preocupante cuando más de uno de los factores antes mencionados, inciden sobre un mismo individuo. El siguiente texto muestra una de estas historias.

Carl von Cosel

Carl von Cosel dejó su ciudad natal de Dresde (Alemania) en 1927 rumbo a Key West, Florida, en busca de una nueva vida. El médico tenía entonces 50 años de edad. Una vez ahí, Cosel comenzó a trabajar en el Hospital de la Marina de los Estados Unidos como radiólogo y patólogo. Dotado de gran inteligencia, tenía un taller en su casa, donde construyó numerosos inventos, como un avión hecho de chatarra y equipo militar sobrante al que cariñosamente llamaba «Condesa Elaine«. Y así, el médico experimentado llevaba su vida, hasta que en abril de 1930 una paciente cambiaría totalmente su historia.

Leer MásLa novia cadáver del Dr. Carl Von Cosel