‘Bésame, soy irlandés’

Kiss me I'm Irish

La expresión ‘Kiss me I’m Irish‘ (Bésame, soy irlandés en traducción libre) es una referencia a la Piedra de Blarney, localizada en Cork, Irlanda. Supuestamente, besar esta piedra trae buena suerte, así que si no se puede besar la piedra de forma personal la mejor manera de obtener buena suerte es «besar a una persona irlandesa«.

Leer Más

Larry buena suerte meme

meme Larry buena suerte

Brian mala suerte es uno de los memes en Internet que más popularidad ha cobrado en este año, en los carteles que se han hecho de él siempre abunda la mala fortuna y los fails, pero lo que pocos sabemos es que existe Larry, la antítesis de Brian, un niño al que todo le resulta perfecto. Aquí tienen una recopilación de Larry buena suerte, un meme bastante hilarante.

Leer Más

Las supersticiones más comunes

supersticiones

1. Un gato negro que camina hacia ti o que se cruza en tu camino.

Mala suerte: Aunque en Egipto se creía que el gato era la reencarnación de los dioses, siglos después, la Iglesia Católica lo consideró como la reencarnación del diablo, por lo que eran quemados. El negro se identificaba con el diablo por ser el color de la noche. En casi toda Europa y en Norteamérica se cree que un gato negro trae Mala suerte si se aleja de ti, pero Buena suerte si camina hacia ti.

2. Colgar una herradura detrás de la puerta.

Buena suerte: Según los griegos, el hierro -en forma de media luna- protegía de los hechizos, así que la herradura colocada en la puerta impedía la entrada de las brujas y del mal. Tradicionalmente se creía que las herraduras otorgaban más suerte eran las de los borricos, porque tienen siete agujeros, un número mágico por excelencia.

3. Un cuadro torcido o que cae de la pared donde está colgado.

Mala suerte: Esta idea tiene su origen en la Grecia clásica, donde se creía que si el retrato de un monarca o una celebridad caía al suelo sufriendo serios daños significaba que iba a morir en poco tiempo.

4. Escupir.

Buena suerte: Se cree que escupir evita males. Plinio dejó escrito en su historia natural: «es sorprendente, aunque fácilmente comprobable, que si alguien ha sido golpeado y se escupe enseguida en la palma de la mano del agresor, el dolor de la víctima se alivia al momento. Algunos incrementan la fuerza de sus golpes escupiendo en sus manos antes de realizar cualquier esfuerzo«. Se dice también que con esa fuerza se podía golpear mejor al Diablo.

Leer Más