El extraño síndrome de Jerusalén

Si tienes oportunidad de visitar la ciudad sagrada, ten cuidado pues podrías convertirte en otra víctima del extraño síndrome de Jerusalén. Se trata de un padecimiento mental caracterizado por una intensa psicosis religiosa donde los afectados, generalmente turistas, manifiestan ideas obsesivas o delirios sobre su identidad como profetas o mesías.

hombre disfrazado de jesus

Leer MásEl extraño síndrome de Jerusalén

Enfermera contagia sus alucinaciones a 4 personas

La madrugada avanzaba como de costumbre en la pequeña ciudad de Coos Bay, en Oregón, Estados Unidos. En aquella fría y oscura atmósfera la enfermera Mary Jane* cuidaba a una paciente de 78 años cuando, de repente, algo llamó su atención: un grupo de individuos vandalizaba con saña su automóvil, estacionado justo en frente de la casa de la anciana.

alucinaciones-calle

Leer MásEnfermera contagia sus alucinaciones a 4 personas

Científicos observan cerebro de hombre mientras “habla con Dios”

Los informes de casos médicos son una fuente inagotable de cosas increíbles y rarezas, como la mujer que experimenta alucinaciones en las que el rostro de una persona se transforma en un dragón. Estos informes permiten una visión momentánea de la experiencia tan única por la que atraviesa un paciente, o de algún tipo de anomalía médica aún no explicada.

recebro activad experiencia religiosa

Leer MásCientíficos observan cerebro de hombre mientras “habla con Dios”

Ver los ojos de otra persona induce estados alterados de la conciencia

Sin recurrir a ningún tipo de sustancia, un psicólogo descubrió como inducir estados alterados de la conciencia en humanos. Todo lo que se tiene que hacer es mirar fijamente a los ojos de otra persona durante varios minutos. Esta tarea puede resultar en experiencias “extra corporales” y desencadenar monstruosas alucinaciones que se manifiestan en forma de rostros de familiares o incluso el mismo retrato del observador.

deep dream images (1)

Leer MásVer los ojos de otra persona induce estados alterados de la conciencia