Solicitud para posesión demoníaca

Para ser objeto de una posesión demoniaca debes hacer trámites, y apuesto a que no lo sabías. El cine, la literatura y las leyendas te han mentido todo este tiempo. No basta con una simple invocación, meterse dentro de un pentagrama, jugar la Ouija o un sacrificio de sangre. Son reglas del pasado, cuando unos pocos humanos vagaban sobre la Tierra y aquellos dispuestos a recibir a Satanás eran muy raros.

posesion demoniaca(1)

Pero, en estas épocas son millones las personas dispuestas a obsequiar su existencia a un ser de otro mundo para que controle sus acciones. ¿Te parece ilógico que tantos humanos detesten su vida como para entregarla a cambio de nada? Forman parte del oscuro y creciente grupo donde se incluye a los psicópatas, dementes cotidianos, asesinos en serie y sádicos.

Allí también se encuentran los adolescentes que, en algún momento oscuro de sus vidas, buscan algo que proporcione significado a su existencia. Aunque ese significado implique convertirse en un recipiente de carne y huesos para un demonio. Pero, como especifiqué al principio, hay una serie de trámites que deben cumplirse como en cualquier otro empleo.

Por supuesto, primero debes realizar el ritual de invocación al demonio. De eso nadie escapa. Los sacrificios de sangre son una excelente forma de llamar la atención de demonios de alto rango. Esta clase de invocación demuestra madurez y disponibilidad para hacer el trabajo sucio. Entre más inocente o patético sea el sacrificio, mayor es la probabilidad de que los demonios revisen tu solicitud.

No te esfuerces demasiado ni montes una parafernalia. Basta con que elijas a esa persona que no podría merecerlo, puede ser un discapacitado mental o un pequeño cualquiera. Lo complicado viene cuando finalmente tienes la atención de los demonios, pues debes convencerlos de que el sacrificio se buscó ese destino. Debes inventar una trama en la que, de alguna forma, esa persona inocente se merezca lo que le sucedió. Si postulas una razón lo suficientemente buena, empezarán a revisar tu currículum.

Y debes elaborar un currículum impecable. Por ejemplo, si aspiras a convertirte en un asesino en serie es importante que ya cuentes con algunos trofeos. Sin embargo, no olvides que un asesinato por sí solo no es nada extraordinario. Ahora, si cuentas con mucha experiencia puede que signifique algo, aunque si sólo hablamos de un simple recuento de muertes tienen que ser cientos para llamar su atención.

hombre oscuro

No olvides que estás tratando con seres que han existido desde el principio de los tiempos. Para ellos, la vida de un indigente olvidado por el mundo tiene el mismo valor que una mota de polvo. Pero, si tus asesinatos son de alto perfil definitivamente es el momento de presumirlos, y añadir a cualquier otro inocente.

Jamás olvides que, como lo hiciste con el sacrificio, debes insistir en que estas personas merecían morir en tus manos. Es importantísimo. Los demonios no se llevan bien con el remordimiento de conciencia. Si sabe de antemano que estás dispuesto a creer que lo que hiciste es justo, te poseerá con mayor placer.

Otra cosa útil que puedes hacer es mostrarles tus habilidades en video. Si tu especialidad es la tortura, recuerda que el límite es tu imaginación. Sólo asegúrate de ejecutar los métodos de tortura más sádicos que puedas imaginar y definitivamente serás el centro de su atención. En el pasado, se fascinaron con la crucifixión, la cuna de Judas o el toro de bronce. Pero se volvieron mucho más refinados y actualmente optan por métodos sutiles.

Esa clase de tortura que puede ocultarse y hacerse pasar por un suicidio… es ideal. Ten en cuenta que, a pesar de todo ese poder, los demonios aún disfrutan divirtiéndose usando tanto tu cuerpo como tu mente. Si eres esa clase de persona creativa, es un punto a tu favor. La brutalidad también funciona en determinados casos, así que afina tus habilidades e identifica tus aptitudes.

Una vez que estén lo suficientemente impresionados, empezarán a hacer preguntas. ¿Qué tienes para ofrecer a la comunidad?, ¿juras lealtad y protección a tu anfitrión maligno por sobre todas las cosas?, ¿prometes guardar las apariencias frente a aquellos humanos poderosos y mantener en secreto las actividades de tortura, etc., etc.?

Después de todo ese proceso, puedes preguntar sobre los planes de retiro, qué hacer si un conocido descubre que hospedas a un demonio, los periodos vacacionales, técnicas y herramientas para borrar tus rastros, etc., etc.

Una vez que todo esté dicho y hecho, puedes ingresar. Tras una breve ceremonia llena de luces estroboscópicas, el demonio que te eligió como anfitrión te posee. ¿Te digo un secreto? Es incómodo durante algunas semanas, pero eventualmente te acostumbras. Llega el momento en que ese anfitrión demoníaco depura todo rastro agradable de tu personalidad y automáticamente oculta cualquier fechoría susceptible de ser descubierta por el público.

Es posible que termines viajando por todo el país adquiriendo identidades completamente nuevas. En ocasiones, la fachada de un matrimonio feliz con un par de escuincles te mimetiza a la perfección en la comunidad. Y aunque no soportes a esos mocosos, lo mejor es convencer al demonio de que no los mate pues la mudanza siempre es una pesadilla. Lo que jamás puedes pasar por alto es una tradición de tu cónyuge, y ya sabes lo que tienes que hacer.

Lo mejor es que te prepares muy bien para impresionarlos. Si fracasas, verás el fin de tus días en una mazmorra oscura, húmeda y apestosa. Y sufrirás sus torturas como cualquier otra víctima. Por eso te advierto, jamás invoques a esos bastardos a menos que estés completamente seguro de que estás listo para el empleo.

Lo que sí te puedo asegurar es que vale la pena. Incluso con una entidad demoníaca atorada en tu garganta, la mayor parte del tiempo sigues lúcido. Siempre es reconfortante observar a cualquier miembro de una minoría ponerse púrpura con mi rodilla sobre su cuello. Y mejor ni hablar del éxtasis que produce observar cómo se desploma una enferma mental mientras las balas perforan su cuerpo.

Te confieso que vivo los mejores momentos de mi vida, y lo recomiendo ampliamente. Debí postularme como policía desde hace mucho tiempo.

policias malos

5 comentarios en «Solicitud para posesión demoníaca»

  1. Algo que siempre me ha intrigado respecto a «vender el alma» es que usualmente implica matar a alguien pero, si matar es un pecado capital y con eso aseguras que tu alma se irá al infierno, ¿Para qué querría un demonio comprar algo que con un acto le acabas de obsequiar?

    Responder

Deja un comentario