La extraña historia de “Sober Sue”, la mujer que no podía sonreír

¿Cómo sería la vida si no pudieras sonreír? Una extraña joven apodada «Sober Sue» se ganaba la vida retando a una multitud de personas divertidas a que la hicieran reír. Fue conocida a principios del 1900, y aunque se cree que su nombre era Susan Kelly, nadie conoce su identidad con certeza. Increíblemente, la historia de Kelly logró resistir el paso del tiempo. Más de un siglo después, la historia de su rostro inmutable sigue diseminándose por Internet, aunque no sobrevivió ninguna fotografía suya.

chica rostro relajado 1900
No se trata de Sober Sue, pues ninguna fotografía de ella sobrevivió.

¿Quién es capaz de hacer reír a Sober Sue?

En la época donde se produjo el auge de las pandillas de Nueva York, «Sober Sue» asombró y entretuvo a miles de personas con un rostro completamente serio, sobriedad que la caracterizó incluso frente a los más divertidos comediantes de la época. ¿A qué se debía la habilidad de Sober Sue? ¿Por qué era incapaz de reír? Sin lugar a dudas, la verdad haría enojar a muchas personas que intentaron arrancarle una sonrisa y fueron vilmente estafadas.

Hammerstein's Roof Garden
Teatro Victoria en Harlem, Manhattan.

Cómo puedes imaginar, el entretenimiento en los albores del siglo XX oscilaba entre lo bizarro y lo grotesco. Pero, incluso en esta época tan colorida Sober Sue atraía multitudes ansiosas por conocer a la mujer que no reía, la leyenda que no hacía ni una sola mueca frente a los más grandes comediantes.

El espectáculo resultaba muy atractivo pues si algún miembro de la audiencia retaba a Sober Sue y la hacía reír, aunque fuera una pequeña mueca, podía llevarse hasta US$ 1,000. Y si lograba sacarle una risita, el premio ascendía a US$ 10,000. Por otro lado, si la mujer se mantenía inmutable el retador debía desembolsar US$ 100. Como era de esperarse, cualquier incauto que supiera un chiste más o menos decente intentaría hacer reír a Sober Sue.

Paradise Roof Garden
Hammerstein’s Roof Garden, el histórico escenario donde se presentaba Sober Sue.

La famosa joven que jamás reía llegó a presentarse en el Hammerstein’s Roof Garden, bajo el histórico Teatro Victoria en Harlem, Manhattan. El edificio era peculiar por la cantidad de escaleras externas que poseía, muy parecido a una fábrica de la época. Sin embargo, pese a los riesgos de incendio comediantes de todo el mundo acudieron con sus mejores rutinas con la esperanza de sacarle una sonrisa a Sober Sue. En todo el tiempo que actuó, nunca nadie logró hacer que esta mujer riera. Y la razón era muy simple.

El secreto de un rostro impasible.

Esencialmente, Sober Sue era físicamente incapaz de reír pues padecía una severa parálisis facial. El secreto para mantenerse impasible ante comediantes desesperados por ganar una fortuna salió a flote después que el teatro cerrara sus puertas. Aunque quisiera, la joven no podía sonreír.

mujer con paralisis facial
Mujer con parálisis facial.

Uno de los pocos registros escritos donde se hace mención de Sober Sue es un pequeño titular publicado por The New York Times el 4 de julio de 1907. “La moción para que Susan Kelly, mejor conocida como ‘Sober Sue’, deje de presentarse en el Hammerstein’s Paradise Roof Garden venció ayer 8 de julio’, menciona. Nadie sabe si esta suspensión estaba relacionada con una investigación por fraude o se trató de algo más.

La información concreta sobre Sober Sue es difícil de localizar. De hecho, algunos han sugerido que esta mujer con parálisis facial jamás existió, y que sólo fue una anécdota ficticia. Sin embargo, lo que sí se sabe es que otras imitadoras a lo largo de la historia se apoderaron del apodo y el acto original de Sober Sue.

 

 

En la edición de octubre de 1943, Time publicó la historia de una nueva Sober Sue de Filadelfia llamada Susan Cole, la “maravillosa mujer sin risa”. Después, en 1947, el periódico Chester Times redactó otra historia sobre una nueva Sober Sue.

Categorías Historia

2 comentarios en “La extraña historia de “Sober Sue”, la mujer que no podía sonreír”

  1. Mi suegro es imposible de hacer reír no tiene parálisis facial ni nada esta sano para su edad pero se inmuta ante cualquier chiste o comedia , obviamente si sonríe pero no por chistes ni nada se ríe cuando se acuerda de sus travesuras. Total se le quiere bastante. Saludos a todos

Deja un comentario