Sistema binario pudo originar al misterioso Oumuamua

El pasado mes de octubre de 2017, el mundo de la astronomía sufrió cierto revuelo por el descubrimiento que realizó el telescopio Pan-STARRS 1: un misterioso objeto espacial de forma alargada con 400 m de longitud, superior a cualquier otro asteroide o cometa detectado en nuestra vecindad cósmica, visitaba el Sistema Solar.

Oumuamua representacion

Representación artística de Oumuamua – Créditos: ESO / M

Pero lo que realmente llamó la atención de los astrónomos fue su trayectoria, pues pasó por el Sol con un ángulo y velocidad que sugerían era proveniente de otro sistema planetario. La comunidad terminó llamándolo Oumuamua, o “el primer mensajero” en hawaiano.

Su travesía por nuestra vecindad cósmica fue algo breve, apenas duró unas pocas semanas, pero el evento terminó llamando tanto la atención de los astrónomos que se inició una carrera para estudiarlo antes que se perdiera en la inmensidad del Cosmos para siempre. Un proyecto llamado Breakthrough Listen llegó a recurrir al radio telescopio más grande del mundo, el Green Bank de Robert C. Byrd, para procurar descifrar si se trataba de una nave extraterrestre, pero terminaron descubriendo que Oumuamua no portaba ningún mensaje.

 

Un visitante inesperado.

Sin embargo, aquel frenesí por estudiarlo terminó reuniendo una montaña de información. De acuerdo con los análisis posteriores, se logró saber qua se trata de una gran formación rocosa que refleja apenas el 4% de la luz que incide sobre ella, lo que le otorga una tonalidad bastante oscura. Los investigadores teorizan que podría estar cubierto de compuestos orgánicos, la misma clase de moléculas que podría originar vida.

En Canadá, un equipo de astrónomos de la Universidad de Toronto está empleando modelos computacionales alimentados con la información sobre la trayectoria que sigue Oumuamua para procurar determinar de dónde vino, y los resultados preliminares concluyen que muy probablemente se originó en una estrella binaria.

De acuerdo con Alan Jackson, el científico que lidera el estudio, los grandes objetos rocosos difícilmente provienen de sistemas con una sola estrella, como el nuestro.

Sistema planetario binario

 

Exiliado por las estrellas madres.

Cuando hablamos de sistemas planetarios parecidos al nuestro, donde sólo existe un Sol, es más probable la eyección de cometas, constituidos de hielo, pues orbitan zonas más distantes a la estrella y presentan una menor influencia gravitacional.

Cuando se habla de sistemas binarios, que se orbitan entre sí, su campo gravitacional es tan fuerte que puede eyectar tanto cometas como asteroides, hechos de roca, al espacio interestelar.

Esos asteroides que orbitan en torno a nuestro Sistema Solar son una especie de “escombros” generados en la formación de los planetas hace alrededor de 4.5 mil millones de años. También funcionan como cápsulas del tiempo, pues en estos podemos encontrar las condiciones existentes en la época que se formó la Tierra, por mencionar un ejemplo.

Astronomía
  • guillermo Mar 27, 2018

    el bollo de dios…

Comentar el artículo.

Send this to a friend