Se avecina una tormenta

Generalmente cuando escuchamos la fatídica frase de “se avecina una tormenta“, tenemos el tiempo suficiente para quitar la ropa del tendedero, revisar que la lampara de mano funcione bien y desconectar los aparatos eléctricos. Para estas personas que se encontraban disfrutando de un excelente día soleado en la playa el tiempo apenas y les alcanzo para correr a sus autos. Que intimidante puede llegar a ser la madre naturaleza.

7 Reacciones

Hacer comentario