Rodillas pintadas: una extraña moda femenina de 1920

En estas épocas, pintarse las rodillas no parece la clase de moda que interese a las mujeres. Como tampoco llevar una pulsera amarilla de “Livestrong”, ropa casual de camuflaje, sombreros de peluche y vestidos lentejuelas. Todos los estilos y tendencias antes mencionados se consideran “pasados de moda”. Sin embargo, en el mundo de la moda las tendencias se mantienen en un eterno vaivén.

moda rodillas pintadas(1)

Por ejemplo, en la década de 1980 se produjo una auténtica revolución con los Top Cropped que vuelven a pegar con todo cuatro décadas después. Lo mismo sucede con los pantalones acampanados. Estos no son más que algunos ejemplos de que lo vintage puede volver a ser tendencia.

Pero, hoy hablaremos de una moda olvidada que difícilmente regresará a corto plazo. Nos referimos a esa tendencia femenina de la década de 1920 donde las mujeres se pintaban las rodillas a mano. Curiosamente, el movimiento de las rodillas pintadas surgió tras una campaña publicitaria de una famosa joyería. Y algunos llegan a catalogar esta tendencia como una de las más grandes en la industria de la belleza.

mujer pintandose las rodilllas con un artista

Las rodillas bien pintadas.

Las modas suelen ser un reflejo del espíritu que prevalece en determinada época y, en consecuencia, de toda una generación. Aunque parezca una exageración a primera vista, la moda de las rodillas pintadas no lo era. En esos tiempos, los diseñadores textiles empezaron a producir faldas más cortas que nunca. Era la versión de la minifalda en la década de 1920, aunque el dobladillo se hacía justo debajo de la rodilla.

rodillas mujeres con pintura

Las mujeres que buscaban encajar en la moda, vestían las faldas con medias altas que llegaban por arriba de la rodilla. Esta combinación en específico resultaba molesta para las damas. Al andar, las faldas se frotaban con las mallas provocando que las piezas se enrollaran. Eventualmente, las medias terminaban rizadas bajo las rodillas.

Este problema hizo que muchas mujeres odiaran el uso de esa clase de faldas. Pero, quienes optaron por seguir la tendencia de las “faldas cortas” vieron en la campaña publicitaria de la joyería una respuesta al problema. Así, la mayoría empezó a vestir medias por debajo de la rodilla para conservar sus faldas. Y como en la época eso era un look irreverente, complementaron el atuendo pintando rostros sobre sus rodillas.

rodillas pintadas moda

Una moda femenina.

Obviamente, la tendencia ayudó a las mujeres a llevar la atención de la sociedad a una zona del cuerpo femenino que jamás fue tan visible. A mediados de la década de 1920, la moda adquirió tintes artísticos. Algunas pinturas sobre las rodillas femeninas estaban tan bien hechas que se consideraban obras de arte.

Las mujeres recurrieron a toda clase de técnicas, estilos y gustos para dar rienda suelta a su imaginación. Mientras algunas optaban por las pinturas al óleo, otras preferían las acuarelas. En las altas esferas sociales, las ricachonas pagaban a renombrados artistas para que pintaran sus rodillas.

diseños en las rodillas moda 1920

Eventualmente, el concepto de los dibujos cambio. Pasaron de simples rostros a las iniciales (generalmente de novios), paisajes y estampados florales. “Según me dijeron, la última moda entre las mujeres super inteligentes es pintarse las rodillas”, señaló un ciudadano al periódico Tampa Bay Times en 1925. “De hecho, algunas se dibujan los rostros de sus novios en sus rodillas. Otras tienen hermosos paisajes, con barcos navegando en amplios puertos. Y están las que se contentan con delicadas miniaturas, cuyos detalles sólo son visibles con una lupa”.

La moda empezó a desvanecerse a finales de 1920. Hoy, podemos recordarla como una importante etapa en la emancipación femenina y una bella forma de afirmar su independencia en la sociedad.

Artículos relacionados:

Deja un comentario