El retrato que puso fin a una guerra en el Renacimiento

La toma de Constantinopla por el Imperio Otomano, hasta la fecha uno de los acontecimientos más relevantes de la historia, fue la máxima expresión de una revolucionaria expansión territorial sin precedentes que arrasó con occidente en el año de 1453. En apenas unos meses, un joven sultán llamado Mehmed II se ganó el título de Mehmed, el Conquistador, convirtiéndose en el hombre más poderoso sobre la faz de la Tierra.

Retrato venecia renacimiento mehmed

La expansión del Imperio Otomano que lideró Mehmed II no sólo puso fin a la llamada Era de las Tinieblas, también representaba una enorme amenaza para Venecia, en esa época una poderosa ciudad-estado localizada estratégicamente en la ruta entre Asia y África. Aquella prospera y brillante vida cultural y mercantil parecía llegar a su fin ante el poderío del Conquistador.

Tras resistir durante más de veinte años, en el año de 1479 Venecia, con una población civil y un ejército mucho más pequeño que el de los otomanos, se vio obligada a aceptar un acuerdo de paz propuesto por Mehmed II. Además de los territorios y diversos tesoros, el poderoso sultán exigió a los venecianos algo inusual: que el mejor pintor del lugar hiciera un viaje a Estambul, la capital del imperio, para que le hiciera un retrato. El senado de Venecia terminó eligiendo a un artista llamado Gentile Bellini.

 

Gentile Bellini.

Bellini, el pintor oficial de Venecia y uno de los artistas más aclamados de la época, se embarcó en una travesía que se extendería a lo largo de dos años, un emprendimiento que se convirtió en uno de los más importantes catalizadores de la influencia oriental sobre las artes europeas de ese entonces – y una apertura fundamental para la presencia de la cultura oriental en occidente hasta nuestros días.

Gentile bellini retrato

Autorretrato de Gentile Bellini.

Sin embargo, más allá de esta mezcla cultural, ese viaje ayudó a impedir que los otomanos tomaran Venecia.

Durante la estadía en Estambul, Bellini se dedicó a pintar diversos cuadros, pero su obra más importante fue El sultán Mehmed II, retrato del Conquistador, que actualmente puede encontrarse en exposición en la National Gallery de Londres (sin embargo, cabe aclarar que este retrato fue objeto de una reforma severa en el siglo XIX, por lo que se desconoce qué tanto de la obra original sobrevivió).

Cuadro el sultán mehmed ii, retrato del conquistador

El sultán Mehmed II, retrato del Conquistador. La imagen aparece en el billete de 1000 liras de Turquía.

De cualquier forma, es uno de los únicos retratos contemporáneos del hombre más poderoso del mundo en aquella época, y una obra histórica que documenta la mezcla entre la cultura oriental y occidental. Mehmed terminaría falleciendo algunos meses después que el pintor retornara a Venecia y su heredero, Bayezid II, al ascender al trono terminó por despreciar el trabajo de Bellini.

Estos son otros cuadros que Gentile Bellini pintó durante su viaje.

Cuadros de bellini hechos en estambul (3)

Cuadros de bellini hechos en estambul (1)

Cuadros de bellini hechos en estambul (2)

Incluso en nuestros días el arte sigue utilizándose como un arma indirecta de diplomacia y afirmación cultural de un pueblo. Sin embargo, cuando se habla del trabajo de Bellini es imposible negar que se trató de una fuerza capaz de impedir una guerra y el cambio definitivo de las relaciones en el mundo.

Arte
  • Destro Ago 23, 2018

    Interesate

  • antonio Ago 24, 2018

    Nada como la Historia es lo mejor del mundo

Comentar el artículo.