Reaprendizaje sucesivo, la forma ideal de aprender

La técnica de reaprendizaje sucesivo propone un estudio espaciado y pruebas prácticas. Según los expertos, resulta mucho más eficaz que otras técnicas de aprendizaje. Los estudiantes y padres de familia viven épocas difíciles a consecuencia del cierre en las escuelas. Y mientras no suceda un “regreso a clases”, significa que debemos adaptarnos a circunstancias inusuales.

Reaprendizaje sucesivo(1)

Si vemos el lado positivo de las cosas, aprender a enseñar ofrece una buena oportunidad de desarrollo personal y académico. Y es vital no dejarnos arrastrar por el estrés. Debemos tener en mente que algunas técnicas de aprendizaje y retención de información resultan más efectivas que otras. Aunque muchos pupilos recurren a viejas técnicas, como releer libros o resaltar información relevante, hoy sabemos que estos abordajes no son ideales.

A través del último siglo, los investigadores dieron con la técnica ideal para mejorar la memoria a largo plazo y el aprendizaje. Esto implica probarse a uno mismo con cuestiones prácticas y espaciar las sesiones de estudio, un estilo conocido como práctica distribuida. Por si fuera poco, esta clase de abordaje nos ahorra un montón de tiempo.

Reaprendizaje sucesivo: el súper aprendizaje.

Cuando un estudio espaciado se combina con pruebas prácticas, se obtiene una técnica denominada “reaprendizaje sucesivo”, cuyos beneficios son evidentes. Un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Kent, en Estados Unidos, encontró que los alumnos apegados a técnicas convencionales de aprendizaje obtienen calificaciones hasta 13% por abajo a los que incursionan en el reaprendizaje sucesivo.

Lo más llamativo es que los segundos parecen absorber significativamente más información. Pues cuando los pusieron nuevamente a prueba, días o semanas después de los exámenes finales, obtuvieron resultados superiores. Este método encaja en lo que podrías esperar de aplicar tu conocimiento más allá de una clase.

Un gran estudio en línea sobre prácticas de estudio autorreguladas también comprobó la efectividad del aprendizaje espaciado. Además de promover mejoras en alumnos con bajas calificaciones, reduce los efectos de concluir una menor cantidad de actividades de aprendizaje a lo largo de un curso.

¿Cómo funciona el reaprendizaje sucesivo?

La clave del reaprendizaje sucesivo, como su nombre lo sugiere, está en recuperar la información. Resulta que solo una pequeña parte de toda la información que procesas se integra al conocimiento permanente. Cuando aprendes algo nuevo, la memoria de trabajo conserva dicha información en un estado activo. En ese lapso está disponible para que la relaciones con cosas que ya conocías (memoria a largo plazo) o situaciones que experimentas (memoria a corto plazo).

Guardar y recordar.

Por ejemplo, es la forma en que tu cerebro logra recordar un número telefónico. Mientras te esfuerzas por recuperar la combinación numérica, es posible que se “despierte” información relevante sobre la persona a la que llamarás. Y si empleas trucos de memorización para números telefónicos, es en esta etapa donde intervienen.

Los recuerdos pelicula Inside Out(1)

Pero, cuando la información en la memoria de trabajo deja de usarse simplemente se desecha. La etiqueta que recibe esta información de “aprendido hace poco” o “recordar para siempre”, depende de la forma en que la usamos o aprendimos. Por eso, practicar la recuperación de información es la clave para el aprendizaje a largo plazo.

Además, si espaciamos las sesiones de estudio hay oportunidad de olvidar apenas lo suficiente para hacer los recuerdos eficaces, posibilitando que recordemos lo aprendido. Esta práctica mejora la memoria y retarda el olvido. Y lo mejor es que casi todo, desde un simple ensayo escolar hasta un nuevo idioma, puede adaptarse a este método de aprendizaje.

Los inconvenientes de una maratón de estudio.

Es verdad que las técnicas clásicas de resaltar y releer son más sencillas que el reaprendizaje sucesivo, pero también resultan ineficaces. Si eres de los alumnos que se concentraban en un examen, sabes que una sesión intensiva de estudio funciona. Sin embargo, los alumnos no prestan atención a la velocidad con que olvidan el contenido aprendido de esta forma. Y es que los cursos generalmente culminan con el propio examen.

Aquí aparece un sesgo cognitivo. Como los alumnos consideran que el estudio intensivo es una forma fácil y eficaz de aprender, rechazan o ignoran otros métodos más complicados (y más eficaces). ¿Pero, cómo es posible adaptar un estilo de reaprendizaje sucesivo?

Las tres etapas del reaprendizaje sucesivo.

Establece una meta.

Debes limitar aquello que vas a estudiar. Pueden ser los temas claves de una conferencia o incluso un instructivo de operación para maquinaria. Y mientras lo haces, crea y sigue un cronograma. Opta por sesiones cortas de estudio, que extiendan a lo largo del tiempo. Es mejor estudiar cinco sesiones espaciadas de una hora que una sola sesión de cinco horas.

Practica.

Busca la forma de recordar aquello que has aprendido, para que la información se establezca en la memoria a largo plazo. En Internet puedes encontrar varias aplicaciones de tarjetas de memoria para este fin. Por ejemplo, tienes opciones gratuitas con Anki y Flashcards by NKO. Y si no tienes computadora o un teléfono inteligente no hay excusa, pues sólo necesitas lápiz y papel.

tecnicas de aprendizaje

Si eres estudiante, deja espacios en blanco entre tus apuntes. Allí puedes recordar y escribir conceptos después de clase. Si enseñas, puedes incluir exámenes informales en las clases. Estos recursos modelan la técnica, atrapan la atención de los alumnos, los incentivan a realizar mejores anotaciones y reducen la ansiedad en torno al examen.

Consolida el éxito.

Todo trabajo debe verificarse y monitorearse a través del tiempo. Si ya recuerdas algo con éxito la mayoría de las veces, es hora de disminuir la frecuencia con que repasas el tema y sustituirlo por otro a medida que avanzas. Recordar deliberadamente información es la clave del reaprendizaje sucesivo. Por eso es importante incrustarla en la memoria, escribiendo y comprometiéndose con una respuesta antes de verificar los apuntes.

Sin la práctica deliberada de los recuerdos, es poca la información que alcanza la memoria de largo plazo. Al final, esto termina inhibiendo el aprendizaje eficaz y permanente. Deja el marcatextos e intenta algo nuevo. El simple hecho de pensar regularmente en un tema y recordar los detalles ofrece una oportunidad real de alcanzar el éxito.

Un artículo de Danielle Brewer-Deluce publicado originalmente en The Conversation.

Artículos relacionados:

3 comentarios en «Reaprendizaje sucesivo, la forma ideal de aprender»

  1. Mmmmm no es algo realmente innovador. La realidad es que la consolidación de los estudios en cualquier grado se viene usando desde ya hace tiempo (incluso en lugares como Latinoamérica).
    Las condiciones socioeconómicas terminan definiendo más al estudio que las técnicas.

    Buen aporte.
    Saluditos.

    Responder

Deja un comentario