Proyecto Galileo: rastreando tecnología extraterrestre

Proyecto Galileo es un nuevo abordaje en los esfuerzos para confirmar la existencia de civilizaciones extraterrestres. Las investigaciones previas se han enfocado en las señales electromagnéticas. Ahora, estos investigadores buscarán objetos físicos asociados a dispositivos tecnológicos en otros rincones del espacio.

Proyecto Galileo(2)

Buscando extraterrestres.

La iniciativa es de un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard. Y el objetivo del proyecto es estudiar la evidencia de vida extraterrestre a partir de tecnología avanzada. Avi Loeb, profesor de astronomía en Harvard, liderará el proyecto junto a Frank Laukien. Este último es presidente de Brunker Corporation, una empresa con sede en Massachusetts que manufactura equipamiento científico.

“Si consideramos la abundancia del Sistema Solar, Proyecto Galileo supone que los humanos no pueden seguir ignorando la posibilidad de que existan civilizaciones extraterrestres tecnológicamente avanzadas”, (ETCs, por sus siglas en inglés) señaló Loeb en un comunicado.

El proyecto empezará por indagar algunas pistas de un informe revelado por el gobierno estadounidense el pasado mes de julio. La información tiene que ver con fenómenos aéreos no identificados reportados por la marina estadounidense. También profundizarán en la naturaleza de Oumuamua, un objeto interestelar que ingresó al Sistema Solar en 2017.

La peculiaridad de Oumuamua es que no se asemeja a otros cometas o asteroides observados previamente. Desde entonces, en la comunidad astronómica hay un debate sobre su origen. En Harvard argumentan que Oumuamua manifestó propiedades “anormales” que contrarían a las “explicaciones naturales conocidas”. “Por ahora sólo podemos especular que Oumuamua es un objeto tecnológico extraterrestre, quizá una central de comunicación o un velero espacial”.

Curso de acción del Proyecto Galileo.

De hecho, dejarán de lado la tradicional búsqueda de señales electromagnéticas. Proyecto Galileo se concentrará en buscar objetos físicos asociados a dispositivos tecnológicos extraterrestres. Una vez que se ponga en marcha, el proceso se guiará por tres ejes principales.

Estos son: obtener imágenes en alta resolución de fenómenos aéreos no identificados. Algo posible gracias a sensores capaces de descubrir la naturaleza de los mismos fenómenos. También buscan realizar una profunda investigación sobre objetos interestelares como Oumuamua e investigar potenciales satélites ETC.

Si te parece muy ambicioso el Proyecto Galileo, realmente lo es. Sin embargo, los responsables declararon que las investigaciones no pretenden abarcarlo todo y a todos. Laukien asegura que las limitaciones y el ámbito del proyecto están bien definidos. Dando a entender que explorarán explicaciones físicas conocidas y aceptadas en la comunidad científica.

Por lógica, dejarán de lado todos los fenómenos aéreos no identificados previamente registrados, así como los relatos informales sobre avistamientos.

Sistema de vigilancia.

“Buscamos despejar la bruma que existe alrededor del tema mediante un análisis científico y transparente. Emplearemos nuestros propios datos, pues la mayor parte de la información basada en sensores que son propiedad del gobierno se encuentra clasificada”, señaló Laukien.

Por ahora, el equipo elabora un plan sobre los dispositivos que comprará para el proyecto. La idea es construir una red de sistemas telescópicos a nivel mundial. Cada nodo de ese sistema dispondrá de dos telescopios de 25 centímetros con una cámara adecuada para detectar objetos de interés. Simultáneamente, un sistema informático se encargará de tamizar los datos.

Durante la conferencia de prensa y el lanzamiento del proyecto, Loeb despertó la curiosidad en los fanáticos de la astronomía al declarar que esperan resultados interesantes para 2022. En el mundo de la astronomía, este sujeto no es desconocido. Hace algunos años causó polémica al asegurar que Oumumua era un velero solar enviado por una civilización extraterrestre.

Proyecto Galileo y su ambicioso fin.

En la comunidad científica, ese comentario se recibió con cierta hostilidad. Sin embargo, afirma que algunos investigadores lo contactaron para respaldar su suposición. También dice que no pueden admitirlo públicamente ante el temor de que sus carreras sufran el escarnio público.

Loeb también considera que, si llegamos a descubrir tecnología extraterrestre, la forma en que percibimos nuestro sitio en el Universo cambiará drásticamente. Que se producirá una revolución sobre nuestras aspiraciones respecto al espacio, así como en nuestras creencias filosóficas y tecnológicas.

El Proyecto Galileo recibe financiamiento de particulares y organizaciones. Hasta la fecha, la cifra recaudada se aproxima a los US$ 1,700 millones, dinero que permitió establecer las bases de la iniciativa. En el sitio oficial encontrarás información sobre el equipo involucrado, así como los miembros del consejo consultivo.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *