Producir comida a partir de dióxido de carbono ya es una realidad

Una empresa finlandesa pretende extender un proceso para tomar dióxido de carbono de la atmósfera y convertirlo, sin intervención alguna de las plantas, en proteína comestible. En el mundo del veganismo, se dice que los animales son un intermediario innecesario pues los humanos podemos conseguir nutrientes (sobre todo proteína) directamente de los vegetales, sin tener que sacrificar a una vaca, cerdo, ave, etc.

solein
Solein

No más vegetales para el futuro.

Independientemente de la ideología que sustenta este estilo de alimentación, los vegetales también podrían convertirse en un intermediario obsoleto de la alimentación. Se trata de un emprendimiento que pretende proveer a la humanidad con una fuente de proteína completamente independiente de la agricultura y ganadería. Un recurso de esta naturaleza sería muy valioso en aquellas regiones donde el suelo no es apto para el cultivo de alimentos.

Mejor aún: el proceso emplearía únicamente energías renovables y, por increíble que parezca, la sustancia rica en proteínas se generará a partir del dióxido de carbono retirado del aire. El producto se denomina Solein y sería hasta cien veces más amigable con el medio ambiente que cualquier otra proteína vegetal o animal según Solar Foods, la compañía que la creó.

Energía solar y dióxido de carbono.

El proceso empieza por aplicar energía para romper moléculas de agua en sus dos componentes, hidrógeno y oxígeno. Una vez obtenido el hidrógeno, se combina con dióxido de carbono y otros nutrientes como sodio y potasio.

producción de solein por solar foods
Proceso de producción de Solein.

Todos pensaría que allí termina el proceso; sin embargo, estas moléculas se convierten en alimentos para microbios. Son estos organismos diminutos los que hacen toda la magia al sintetizar una sustancia digerible que, según Solar Foods, posee 50% de proteína, entre 20% y 25% de carbohidratos y 10% de grasa. La fermentación de esta sustancia es parecida a la que sucede con las bacterias del ácido láctico.

El resultado final es un polvo que asemeja harina de trigo tanto en apariencia, como en textura y sabor. La empresa cree que Solein estará integrándose a los batidos de proteínas y yogurts en un plazo de dos años. Además, Solar Foods busca colaborar con otros startups de comida “futurista”.

“Tenemos conocimiento de que la Impossible Foods y Beyond Meat emplean proteína de guisantes y soya [para fabricar la famosa carne falsa]. Si estas compañías producen a gran escala, necesitarán de mucha proteína”, señala Pasi Vainikka, CEO de la compañía.

La producción y consumo de proteína en el mundo.

solein(1)

Actualmente, la producción de carne es vista como una de las causas del cambio climático, contaminación, destrucción de los hábitats y enfermedades provocadas por la resistencia a los antibióticos. Por eso, producir proteína a partir de fuentes renovables (luz solar y CO2) representa una solución a largo plazo en dos vertientes fundamentales para la humanidad: satisfacer nuestras necesidades nutricionales y minimizar el impacto al planeta.

Solar Foods planea sacar a la venta Solein en 2021, siendo que el proyecto arrancó en 2018. Apenas este año la empresa inició el proceso de aprobación para la certificación de seguridad como Novel Food. Estiman que la producción inicial será de dos millones de comidas por año. Sin embargo, para 2050 creen que estarán ofreciendo el alimento a los 9 mil millones de habitantes en la Tierra.

Categorías Ciencia

6 comentarios en “Producir comida a partir de dióxido de carbono ya es una realidad”

Deja un comentario