¿Por qué Judas traicionó a Jesús realmente?

Judas figuraba como uno de los seguidores y amigos más próximos a Jesús; sin embargo, terminó traicionándolo. ¿Qué estaba pensando cuando decidió hacerlo, sabía algo que nosotros ignoramos? El Domingo de Resurrección (o Pascua) está muy cerca, precisamente la época en que el mundo cristiano reflexiona sobre la muerte y resurrección de Jesús. Sin lugar a dudas, la sucesión de eventos ocurrida durante lo que hoy conocemos como “Semana Santa” terminó transformando el rumbo de la historia, pero también creó una de las figuras más odiadas de todos los tiempos: Judas Iscariote.

el beso de judas

La historia oficial nos ha hecho creer que la traición de Judas a Jesús fue por dinero. De acuerdo con lo relatado en el Evangelio de Mateo, Judas habría recibido treinta piezas de plata por traicionar al hijo de Dios. Incluso en la actualidad, el pago que recibió Judas no resulta para nada significativo y equivaldría al trabajo de un jornalero durante un par de meses. En otras palabras, no era una fortuna que justificara la traición hacia una persona que había seguido y con la que había convivido durante años.

Traicionando al hijo de Dios.

Si Judas ya se había decepcionado del movimiento y planeaba abandonar a Jesús, tal vez el dinero sirvió como aliciente para ponerlo en el camino definitivo de la traición. Sin embargo, la creencia generalizada de que Judas traicionó a Jesús por un poco de dinero no tiene demasiado sentido.

Esta idea de que las acciones de Judas fueron motivadas por una recompensa económica se vio reforzada en el Evangelio de Juan, uno de los últimos evangélicos canónicos en escribirse. Sin embargo, en el texto Juan señala que Judas era un ladrón que solía hurtar frecuentemente las posesiones del grupo. Por otro lado, en Lucas 22:3 se anota que durante esa última semana en Jerusalén, el demonio sembró en el corazón de Judas la idea de traicionar a Jesús, inspirando la idea de una posesión demoníaca.

La histórica imagen de Judas.

Sin embargo, esto no sólo es un recurso literario decorativo o parte de un marco exclusivamente teológico. De hecho, demonizar a Judas es una manera de influir en el concepto que las personas, sobre todo los cristianos de la Edad Media, tenían de los judíos en general. Si a esto agregamos el argumento de que los mismos judíos pidieron la crucifixión de Jesús, repetido hasta el cansancio en representaciones históricas, y decimos que la sangre de Jesús descansa sobre los hijos de este pueblo, automáticamente tenemos al villano de la historia.

judas pensante

La violencia, la narrativa de la pasión y el entrelazamiento del antisemitismo son algunas de las razones por las que resulta extremadamente importante que los fragmentos históricos de la pasión se apeguen a la verdad.

Entonces, si no fue por dinero, ¿Por qué judas traicionó a Jesús? Dos milenios después, las verdaderas razones de esta traición son un misterio. Sin embargo, a través de la historia se han postulado algunas narrativas que podrían figurar como responsables.

Judas estaba harto de vivir carencias.

Empecemos por el hecho de que la traición de Judas aconteció en uno de los periodos más difíciles para los discípulos de Jesús. De acuerdo con lo relatado en el Evangelio de Marcos, el primero de todos los evangelios y el más próximo a los acontecimientos reales, dos días antes del arresto y la crucifixión, Jesús y su grupo pasaron la noche en la casa de Simón el Leproso, en Betania. Mientras todos disfrutaban de la cena, una mujer se acerca a Jesús y le rompe en la cabeza un frasco de alabastro con un perfume muy costoso

Marcos relata que “uno” de los presentes manifestó su molestia por el hecho y preguntó a la mujer: “¿Por qué has desperdiciado el perfume de esta forma? Podría venderse por más de trescientos denarios, para entregar el dinero a los más necesitados”. Marcos no señala explícitamente cuál de los discípulos manifestó su indignación, pero inmediatamente después se dice que Judas traicionará a Jesús.

viacrucis jesus

A pan y agua.

Si como se dice en el Evangelio de Juan, Judas fungía como el “tesorero” del grupo, sería totalmente lógica su indignación por el acontecimiento. A lo largo del ministerio, Jesús y los discípulos vivieron a pan y agua. Si bien es cierto que recibían el apoyo económico de un amplio grupo de simpatizantes (principalmente mujeres), y podían echar mano de amigos o miembros de la comunidad para obtener alimento y morada ocasionalmente, la vida era dura para el grupo.

Administrar los limitados ingresos que percibían seguramente fue una tarea emocionalmente exigente. Por si fuera poco, como lo hizo el resto de discípulos, Judas había abandonado a su familia, el hogar y cualquier esperanza de obtener un trabajo que le proporcionara seguridad económica cuando tomó la decisión de seguir a Jesús. Tras todos esos años de lucha batallando para sobrevivir, pudo resultar muy frustrante observar al líder avalar algo tan inútil.

El mesías de la rebelión espiritual.

Hoy, cualquier persona que lee la Biblia y conoce el destino final de Jesús, entiende que el mesías parecía advertir a sus discípulos que lo arrestarían y ejecutarían, y por lo tanto aquel perfume era una especie de unción para su entierro. Sin embargo, en aquella época ninguno de los seguidores de Jesús tenía claro que esto sucedería.

De hecho, para ese entonces los discípulos habían esperado ya bastante a que sucediera algo revelador. Durante el primer siglo de nuestra era, la población judía se concentraba en Judea y Galilea, ocupada en ese entonces por los romanos, y desde hacía mucho se hablaba de la llegada de un mesías que vendría a liberarlos del opresor gobierno romano para instaurar un nuevo régimen.

Los judíos pensaban que este nuevo mesías era una figura sacerdotal pero, independientemente de esto, la idea de que los liberaría fue ampliamente divulgada. Las expectativas de los discípulos eran parecidas. En cierto punto, Juan y Santiago (los hijos de Zebedeo) solicitan a Jesús puestos de autoridad para cuando eso acontezca. En otro momento, Pedro dice que no permitirá la muerte de Jesús. Aparentemente, ninguno de los discípulos había asimilado la clase de mesías que representaba Jesús, habiendo malinterpretado su mensaje.

Jesús como figura política.

Una semana antes a la crucifixión de Jesús, un día que hoy es recordado como el Domingo de Ramos, Jesús entra a Jerusalén triunfante al lomo de un burro. Esta escena en particular (con la entrada triunfal de un líder que viene en nombre del Señor y una multitud recibiéndolo con ramas) es una reminiscencia del Triunfo Romano, el ritual de celebración con que se honraba a los líderes militares.

domingo de ramos(1)

Todo en torno a esto hace creer que Jesús era visto como un protagonista político. Después, Jesús va al tempo judío, donde destroza las mesas y empuja a los cambistas. Muchos de sus seguidores, pero especialmente sus discípulos, estaban convencidos de que aquello que tanto habían estado esperando estaba por suceder. La revolución había llegado.

Sin embargo, las cosas tomaron rumbos muy distintos. No hubo rebelión. Jesús no logró integrar un ejército, tampoco tenía la intención de organizar tropas y no mostró interés en evangelizar a los peregrinos que visitaban Jerusalén para celebrar el Pésaj.

Para entonces, Judas estaba tan cansado y decepcionado que probablemente sólo quería regresar con su familia para intentar recuperar su vida. Por otro lado, quizá pensó que podía influir en Jesús para obligarlo a entrar en una rebelión. Si lo arrestaban, pudo imaginarse, quizá Dios intervendría. ¿Sería posible que Judas se convenciera de que su traición podía acelerar la llegada del Reino de Dios, y al final terminó horrorizado por las consecuencias de sus acciones?

Como haya sido, casi inmediatamente después de traicionar a Jesús, Judas se arrepiente e intenta devolver el pago. En una versión de la historia, termina suicidándose.

El polémico Evangelio de Judas.

Las personas que leen la Biblia hoy no son las únicas que se preguntaron qué motivó a Judas. Aproximadamente dos siglos y medio después de la muerte de Jesús, un grupo de cristianos elaboró una nueva historia en torno a Judas. Hoy, el texto es conocido como Evangelio de Judas, y cuando se descubrió en 2006 generó mucha controversia mediática.

el beso de judas a jesus Giotto di Bondone
«El beso de Judas», Giotto di Bondone.

En esta versión sobre la historia de la Pascua, Judas es descrito de forma mucho más comprensiva, como si Jesús le hubiera encomendado una misión secreta. De hecho, Jesús le habría pedido a Judas que lo entregara y también predijo que sería “maldecido por generaciones” como consecuencia, pero también le prometió que algún día sería reivindicado.

En el Evangelio de Judas no se hace mención alguna sobre los acontecimientos históricos relevantes desarrollados en los últimos días de Jesús, pero si plantea un cuestionamiento: ¿de qué forma terminaron moldeando la historia las acciones de Judas? Según la Biblia, el beso de Judas llevó al arresto de Jesús, y sin esto, jamás lo habrían crucificado.

7 comentarios en “¿Por qué Judas traicionó a Jesús realmente?”

  1. Judas fue la pieza clave, sin él jamás se hubiesen cumplido las Profecías. Lógico, eso no lo dice la doctrina cristiana y termina por satanizar al hombre que logró cumplir con lo que Jesús esperaba. Tal vez Judas fue el único que actuó con objetividad y no sólo bajo sus propias e incorrectas expectativas (como los otros once).
    Por cierto, también me llama la atención el papel desempeñado por Poncio Pilatos, él sentenció a Jesús sin desearlo, manipulado por Caifás, pero al final si la sentencia no se cumple las Profecías tampoco. Lo gracioso es que las iglesias cristianas, como la católica, que en su rezo de El Credo enseña odio en los chiquitines que harán su primera comunión al expresar que «padeció y fue sepultado bajo el poder de Poncio Pilatos», sí, se les enseña a odiar a Pilatos, aquel que en ninguna escritura nunca es mencionado como un ser tan perverso como Caifás.

  2. opino lo mismo que el sensei; judas sabia que él tenia que traicionar a jesus para que se cumpliera el mandato de dios; se suicidio al no poder soportar tan cruel carga. te imaginas tener que entregar al hijo de dios esta cabron.

    • Pero entonces no fue traición, fue una orden directa del hijo de Dios y si, arrepentido de haber entregado al mesías, termina suicidándose, irónicamente, el suicido es visto como pecado mortal hoy en día y no sé si sea por eso mismo de querer hacer ver mal todo lo que hizo Judas Iscariote.

  3. El judío es y sigue siendo el ENEMIGO del mundo, hoy lo controla mediante los grandes bancos y medios de comunicación, destruyendo millones de vidas cada dia

Deja un comentario