¿Por qué crecer apesta?

Es algo difícil de explicar, pero desde mi punto de vista es la sensación de ser parte de una historia donde tú eres el protagonista que se esfuma sin contemplaciones y se mantiene a la deriva por el resto de los tiempos.

No quiero crecer

Cuando eras niño, te mantenías en esta historia, había un plan trazado especialmente para ti, y si rompías este plan o lo seguías al pie de la letra, había una progresión lineal en el crecimiento, además de un objetivo final que debías alcanzar. Contabas con aliados y enemigos, con pruebas que pasabas o fallabas, tendrías momentos de catarsis, etc. Te sentías parte de una narrativa hermosa, como los héroes en las películas y los libros y los programas de televisión y las historietas. Sentías que había un camino correcto e incorrecto, y algún destino esperando por ti al final que resumía todo lo que esto significaba.

Cuando llegaste a ser un adulto, esa ilusión se desmoronó a medida que te dabas cuenta que no tenías una narrativa, que no había ningún plan o camino establecido, que las cosas no siempre son lineales y que no eres el héroe de nadie. No hay aliados, porque los amigos pueden ser, al mismo tiempo, tan beneficiosos como perjudiciales. No hay enemigos, porque francamente a nadie le importas lo suficiente como para librar una guerra personal por mucho tiempo. No tienes un destino. Tomas decisiones que son producto de la casualidad, muchas más de las que te gustaría admitir, y a veces las consecuencias tienen sentido, otras veces no. Quizá te mantengas a la deriva en un montón de direcciones diferentes durante muchos años, en última instancia sin hacer progreso alguno, y sin importar demasiado el lograrlo. No eres una buena o mala persona, eres nada más que una hormiga errante en busca de migajas. No, peor que una hormiga, porque una hormiga tiene un propósito de vida, el de servir a su reina y a su colonia. Puedes elegir cumplir un propósito, pero puede que nunca lo cumplas o te satisfaga. Y nadie estará esperándote con una medalla de oro para cuando lo cumplas.

La vida como un adulto se parece cada vez menos a una historia de aventuras emocionantes, y cada vez más a una historia delirante, con niebla confusa de un desarrollo azaroso y pasajes por etapas que dejan más preguntas que respuestas.

No siempre me he sentido así respecto a la edad adulta, y probablemente nunca me sienta de esta forma. No es precisamente que ya nada tenga esperanza, o que nunca le encontraré un sentido a mi vida. Se trata de darse cuenta de la insignificancia de nuestra existencia, y de que no estamos destinados para algo grande, y de que estamos sujetos a fuerzas más grandes que nosotros mismos – una píldora muy difícil de tragar.

calliope720

Te puede interesar.

11 comentarios en «¿Por qué crecer apesta?»

  1. Tienes razón, uno puede pensar eso. Pero lamentablemente mucha gente siente la obligación de dejar morir su niño interior para “madurar” y eso no es nada bueno. Si es verdad que al ser adulto tenemos responsabilidades y muchas son tan importantes en nuestras vidas, trabajar para pagar tu vivienda, tu alimento, los servicios básicos, madurez tipo admitir los errores que cometes, tener más tolerancia al fracaso, ver que estuvo mal y tratar de arreglarlo, ser consciente de tus fortalezas y debilidades, manejar bien tus emociones (NO REPRIMIRLAS) y al mismo tiempo tener tus ratos de ocio que no hacen mal ni a ti ni a nadie, puedes ver caricaturas, dormir con peluches, desayunar cereales para niños, coleccionar muñequitos. Como dice Jim Carrey: “Madurar no es volverse serio, ni mucho menos aburrido. “Madurar es jugar y tontear como un niño, pero recordando nuestras responsabilidades, aceptar que no somos niños, pero sin olvidar que alguna vez lo fuimos”.
    En cuanto a nuestro significado en el universo, si vas a sufrir pensando en eso toda tu vida, de que no tenemos valor en el universo, de que nada de lo que hacemos tiene sentido, de que estás en un barco del que tú eres el capitán, solo, en un mar impredecible, no serás feliz. La vida en sí no tiene sentido, pero tú eliges que sentido darle, según nuestros límites como humanos, según nuestra realidad, no para los demás, sino para ti, vive según tu realidad busca lo que te haga feliz que no te hagan daño ni a ti ni a nadie, no le busques el sentido a la vida, porque sí, somos insignificantes y no servimos para nada, pero ¿Eso importa de verdad? Sí está bien tener dudas, preguntas, estudiar el entorno y hallarle sentido a lo que nuestra limitada mente puede entender, nuestra realidad, no voy a decir que vivamos totalmente ignorantes de nuestro entorno, ser unos irresponsables y valemadristas. Pero lo que importa es que no te compliques con lo más misterioso y por lo que es “nuestro verdadero propósito”, porque nadie te dio tu verdadero propósito, ese propósito te lo das tú. “La vida no tiene sentido”, esa frase puede ser tan pesimista como optimista, pero tú eres el que le da ese sentido. No hay que complicarse mucho, hay problemas más cercanos a nosotros, tus estudios, tu trabajo, tus relaciones sociales, tus ratos de ocio, tus necesidades fisiológicas sean cual sean u otros problemas, podemos filosofar sobre la vida, claro que sí y si no tenemos utilidad en el universo y la vida no tiene sentido ¿Eso realmente importa? ¿Qué podemos hacer? Nada, así que solamente hay que vivir que es lo que sabemos hacer y que nos caiga lo que nos caiga.

    Responder
  2. a veces tengo la sensacion de que los articulos de marcianosmx estan pareciendose cada vez mas a las ‘lucubraciones’ que pueden leerse en pijamasurf … tengan cuidado y no vayan a caer en ‘eso’ por favor!

    Responder
  3. creces para tener una crisis de edad en internet cada cumpleaños
    para aprender que los amigos imaginarios en facebook solo son numeros
    para descargar covers de las mismas canciones y decir que lo demas es basura
    para aprender qué dificil es hacer lo correcto
    que las opiniones de los demas importan poco frente a la tuya
    para saber que los demas tienen la culpa de lo que te pasa

    internet se lleno de princesa/os que quieren volver a la primaria porque no se sienten queridos
    lo unico que necesitas es seguir avanzando, por los que vienen caminando detras

    Responder
  4. es muy triste saber que los años siguen pasando 🙁
    confieso que tengo 23 años y duermo en sabanas de estrellitas , como en platos de dibujitos , mis estantes tienen muñequitos , duermo con peluche y veo caricaturas …
    que mas queda hacer … mas que quedarte con el recuerdo , nunca perder a tu niño interior y hacer las cosas lo mejor que puedas …

    Responder
  5. pues cada quien decide ser uno mas, o dar ese paso de mas que la gran mayoria tiene miedo o simplemente no lo da porque no quiere salir de su zona de comfort, quien dijo que seria facil…..

    Responder
  6. Nadie dijo que crecer y convertirnos en adulto era algo emocionante, la mayoria de nosotros mismos cuando niños soñabamos en crecer para hacer todo aquello que de infantes no podiamos ser pero la realidad dista mucho de la fantasia, si bien es cierto que no esta llena de aventuras como lo imaginamos en su momento no por ello quiere decir que no tenga sentido, la vida no se vive pensando o imaginando, se vive lo mejor que se pueda cada dia con nuestros seres queridos aunque eso implique dar lo mejor de nosotros para que todos vivan felices, joder no me hagan ponerme dramatico con cosas como estas no cuando es Viernes y me encuentro en la oficina 🙁

    Responder
  7. que profundo, es la primera vez en la historia del blog, que leo, algo asi…
    da mucho que pensar, y lo mas triste y aterrorizante de todo esto es que puede ser la realidad en la vida de otros (probablemente muchos, incluso la mayoria).

    Responder

Deja un comentario