Pedro Rodrigues Filho, el asesino de asesinos

Pedro Rodrigues, apodado Pedrinho Matador, es un asesino serial que pasó a la historia por un modus operandi bastante peculiar: asesinaba a otros criminales, como Dexter Morgan, uno de los asesinos ficticios más célebres en la cultura pop.

Pedro rodrigues filho antes y despues

Aunque para muchos puede parecer un sujeto agradable por dedicarse a eliminar amenazas para la sociedad, Pedro Rodrigues es un asesino en serie en toda la extensión de la palabra. Durante su carrera delictiva llevó a cabo al menos 70 homicidios, 10 de los cuales ejecutó antes de alcanzar la mayoría de edad.

 

Nacido para matar.

Las víctimas de Rodrigues no eran personas promedio, pues prefería ir tras criminales y personas que lo habían ofendido. Descrito en un análisis como el “perfecto psicópata”, la vida para Rodrigues empezó a complicarse apenas llegó al mundo.

Nació en 1954 en la localidad brasileña de Minas Gerais, y al momento del parto los médicos apreciaron una herida en su cráneo que probablemente fue resultado de las frecuentes golpizas que su padre propinaba a su madre durante el embarazo.

A la edad de 14 años cometió su primer asesinato. La víctima fue el secretario de la alcaldía del municipio donde vivía, este hombre fue responsable por el despido del señor Rodrigues, el papá de Pedro, que trabajaba como guardia en una escuela y acusaban de haber robado comida del almacén. Pedro Rodrigues ultimó a su primera víctima con un disparo de escopeta frente al palacio municipal.

La segunda víctima no tardó en aparecer. Rodrigues asesinó al guardia del otro turno, que supuestamente había sido responsable por el robo de los alimentos.

Pedro rodrigues filho juventud

 

La venganza de Pedro Rodrigues.

Posteriormente se trasladó a una zona llamada Mogi das Cruzes, en Sao Paulo, donde mató a un vendedor de droga y se involucró en una serie de robos. En este lugar también conoció a Maria Aparecida Olympia, mujer con la que vivió en concubinato hasta que los miembros de una pandilla terminaron asesinándola.

La muerte de Olympia desencadenó el próximo frenesí asesino en Rodrigues. Rastreó a varias personas relacionadas con el crimen para torturarlas y asesinarlas en su misión de encontrar al miembro de la pandilla directamente responsable por la muerte de Olympia.

El próximo homicidio importante de Rodrigues también fue motivado por la venganza. En esta ocasión la víctima sería su propio padre, el hombre por el que había iniciado su carrera criminal. Su padre se encontraba en prisión cumpliendo sentencia por haber asesinado a machetazos a su esposa, la madre de “Pedrinho Matador”.

Durante una visita a la prisión, Pedro Rodrigues terminó dando veintidós puñaladas a su progenitor. Completamente fuera de sí, Rodrigues llevo las cosas a un nuevo nivel cuando abrió la cavidad torácica de su padre muerto, le sacó el corazón y empezó a masticarlo. Lo arrestaron el 24 de mayo de 1973.

 

El verdugo de los asesinos en Brasil.

Después de su arresto, durante un traslado lo pusieron en una patrulla con otros dos criminales, incluido un violador. Cuando llegaron a destino, los policías abrieron la puerta de la patrulla y encontraron que Rodrigues había asesinado al violador.

Aquello significó el comienzo de un nuevo capítulo en la vida de este personaje. Una vez en prisión, rodeado por toda clase de criminales, Rodrigues tenía exceso de víctimas a disposición para dar rienda suelta a sus bajos instintos. Rodrigues mató al menos 47 reclusos, sobre la mayoría de los cuales pesaban acusaciones de asesinato. Se cree que aquellos convictos asesinados por Rodrigues eran los que él consideró merecían la ley del talión.

Cuando lo entrevistaron, aseguraba que sentía emoción y placer al quitarles la vida a otros criminales. También relató que su método favorito de asesinato era el acuchillamiento o el corte con cuchillas afiladas.

Pedro rodrigues filho prision tatuajes

 

Un monstruo anda suelto.

Aunque inicialmente lo habían sentenciado a 128 años de cárcel, los asesinatos que cometió mientras se encontraba recluido terminaron elevando su sentencia a 400 años de cárcel. Sin embargo, para la ley en Brasil la pena máxima son 30 años.

Cumplió su condena de 30 años, y otros 4 años extras por los homicidios que cometió en prisión. En 2007 quedó en libertad. Rodrigues es un criminal famoso en Brasil no sólo por las personas que asesinó, sino también por prometer seguir castigando a los criminales con la muerte. Lo detuvieron nuevamente en 2011 por portación ilegal de armamento y volvió a recuperar su libertad en 2015.

12 Reacciones

Hacer comentario