Pasadito de…

Me imagino que alguna vez te ha salpicado un automóvil después de una lluvia, es verdaderamente odioso y de una mentada de madre no se salva el conductor. Pero este conductor de autobús de Karachi, Pakistán no tiene ni el mas mínimo remordimiento cuando literalmente cubre de agua a los transeúntes que circulan por una avenida inundada.

4 Reacciones

Hacer comentario