Pájaros incendiarios agravan incendios forestales en Australia

A últimas fechas el tema de los incendios forestales se ha convertido en una preocupación latente para Australia, sobre todo tras una intensa ola de calor que ha generado temperaturas históricas. Como si el problema no fuera ya lo suficientemente grande, además de hacer frente a las causas comunes – rayos solares y descuidos humanos, las autoridades han empezado a considerar una tercera amenaza: especies de aves que esparcen el fuego al transportar ramas en llamas a nuevos lugares que aún no han sido afectados.

Haliastur sphenurus con alas extendidas

Haliastur sphenurus

En el Journal of Ethnobiology se publicó una investigación que señala a tres especies de ave de rapiña como las principales responsables: el milano negro (Milvus migrans), halcón berigora ​(Falco berigora) y el milano silbador​ (Haliastur sphenurus). Al norte de Australia las personas suelen referir a estos pájaros como halcones de fuego. Actuando de forma individual o en parvadas, estos pájaros esparcirían incendios transportando ramas encendidas entre sus picos o garras.

Las razones de este comportamiento tan extraño son las mismas que llevan a estas aves predadoras a aglomerarse en torno a los grandes incendios forestales: la caza de presas vulnerables que intentan escapar de las llamas.

Milvus migrans entre las llamas

Un Milvus migrans vuela entre las llamas de un incendio.

 

La evidencia científica contra el testimonio milenario.

Sin embargo, aún existe mucho escepticismo sobre estas afirmaciones de una conducta intencionalmente incendiaria en estas especies, hecho que dificulta la efectiva planeación de la gestión y restauración del paisaje damnificado. La importancia de esta investigación reside en el hecho de que, aunque existen numerosos relatos de grupos aborígenes en la zona, no se cuenta con evidencia gráfica donde se constate dicho comportamiento.

Por más sorprendente e inesperada que puede resultar la teoría de los pájaros incendiarios, los investigadores hacen énfasis en que los relatos sobre este fenómeno destructivo han sido transmitidos de forma oral desde hace milenios. “No estamos haciendo ningún descubrimiento”, aclara el coautor Mark Bonta en una entrevista para la National Geographic. “La mayoría de la información utilizada se obtuvo en colaboración con los pueblos aborígenes… quienes ya sabían de esto desde hace más de 40,000 años”.

Falco berigora en vuelo

Falco berigora

En caso de que llegue a comprobarse con evidencia fehaciente la existencia de este comportamiento, estas especies de aves se convertirían en los únicos otros animales en el planeta capaces de iniciar incendios de forma deliberada.

Otra consecuencia importante es la hipótesis de que agrupamientos humanos primitivos habrían aprendido a manipular el fuego mediante la observación de este comportamiento en las especies antes mencionadas.

De acuerdo con Bonta, en los mitos aborígenes de la región se afirma que el aprendizaje sobre el fuego provino justamente de la observación de los milanos, que han habitado el planeta desde hace millones de años en comparación con los 400 mil años que, se estima, los humanos habrían descubierto el fuego.

14 Reacciones

Hacer comentario