La triste historia que originó la Alerta Amber

Alerta Amber es un sistema de alerta temprana empleado por gobiernos de diversos países en casos de secuestro a menores. Probablemente te resulta familiar, ¿pero sabes cómo surgió y porqué se llama así? Como sucede con muchas otras leyes e iniciativas de seguridad, este mecanismo de alerta debe su nombre a una víctima que protagonizó una trágica historia: Amber Hagerman.

Ricky y Amber Hagerman
Ricky y Amber Hagerman.

Cada cierto tiempo, algunos casos de secuestro conmueven tanto a la población que su difusión se vuelve internacional. Desafortunadamente, algunas de estas tragedias jamás son resueltas y se convierten en auténticos misterios. Así sucedió con Amber Rene Hagerman, una hermosa niña que nació el 25 de noviembre de 1986 en Arlington, Texas, Estados Unidos.

El secuestro de Amber Hagerman.

Era la hija mayor de Richard Hagerman y Donna Norris, quienes posteriormente concibieron a otro pequeño llamado Ricky. El 13 de enero de 1996, la pequeña Amber visitaba a sus abuelos maternos acompañada de su madre y hermano. Poco después de llegar a casa de los abuelos, Amber y Ricky tomaron sus bicicletas para dirigirse al estacionamiento abandonado de Winn-Dixie Store. Este sitio se ubicaba a unas cuantas cuadras de la casa, y funcionaba como punto de reunión para los niños del vecindario.

Dicho estacionamiento era un área recreativa, pero todo cambió aquel trágico día. Tras jugar un buen rato en el área, Ricky estaba exhausto y decidió regresar a casa de sus abuelos. Sin embargo, Amber decidió quedarse más tiempo sola en ese lugar. Cuando el pequeño Ricky llegó a casa sin su hermana, Donna le ordenó que regresara a buscarla.

Amber Hagerman
Amber Rene Hagerman.

Al regresar al sitio donde jugaba minutos antes, Ricky encontró la bicicleta de Amber, pero no había rastro alguno de la niña. El niño regresó corriendo a casa para avisar que su hermana no estaba en el estacionamiento. En cuestión de horas, la comunidad de vecinos se movilizó para dar con el paradero de la pequeña.

El secuestro de Amber.

Al poco tiempo supieron que la pequeña Amber estaba secuestrada. Según el testimonio de Jim Kevil, un vecino del estacionamiento abandonado, la niña jugaba sola en el lugar cuando una pick-up negra irrumpió en el área. Del vehículo bajó un hombre blanco, con estatura aproximada de 1.8 m y entre 25 y 40 años de edad. El desconocido sujetó a la niña, que empezó a gritar y patearlo, para subirla a la camioneta y salir a toda prisa.

Jim aseguró que esto duró no más de 2 minutos e inmediatamente llamó a la policía, pero los oficiales no llegaron a tiempo y perdieron el rastro de la pick-up. En ese momento se limitaron a acordonar la zona para ver si encontraban alguna pista.

Los vecinos se solidarizaron con la familia Hagerman en la búsqueda de Amber y el caso se declaró oficialmente como un secuestro. El FBI tomó la investigación en sus manos y la prensa divulgó la noticia en periódicos y programas de televisión. Medio centenar de agentes federales participaron en la búsqueda de la pequeña.

Amber Hagerman Perdida

Trágico desenlace.

Desafortunadamente, el 17 de enero de 1996 (cuatro días después de la desaparición) un hombre que paseaba a su perro en los márgenes de un riachuelo atrás de un complejo de apartamentos localizó el cadáver de Amber Hagerman. Eran ocho kilómetros de distancia entre el estacionamiento abandonado y el punto donde localizaron el cuerpo de la pequeña.

La única ropa que le dejaron a la pequeña Amber fue una media en uno de sus pies. Su cuerpo presentaba múltiples hematomas e indicios de violencia sexual. Sin embargo, una serie de cortes en su cuello fueron la causa de muerte.

El informe forense concluyó que Amber llevaba dos días muerta. Como el asesino arrojó el cuerpo a orillas de un riachuelo, la corriente y una tormenta suscitada en los últimos días se llevaron cualquier prueba que permitiera dar con el paradero del sádico asesino.

Origen de la Alerta Amber.

La tragedia se volvió noticia mundial y Diana Simone, una madre perturbada por la tragedia, llamó a una estación de radio local en Texas. En esa ocasión cuestionó al gobierno sobre las constantes alertas meteorológicas que enviaba a la población, pero la nula importancia que daba al secuestro de menores. Nueve meses después las palabras de Diana dieron lugar a la Amber Alert, también conocida como America’s Missing: Broadcast Emergency Response.

Madre de Amber Hagerman

En los Estados Unidos, una Alerta Amber se distribuye a través de todos los medios de comunicación disponibles, incluso mensajes de texto y pantallas en las autopistas, para que las personas se unan a la búsqueda inmediatamente. La efectividad de la Alerta Amber es incuestionable, pues dos décadas después de entrar en vigor permitió rescatar a 900 niños secuestrados en aquel país.

Actualmente, sistemas similares se implementan en otros países y contribuyen a que las familias encuentren más rápido a los niños desaparecidos. Desafortunadamente, el asesinato de Amber Hagerman sigue sin resolverse. Hasta el día de hoy no existen sospechas o pistas del responsable.

3 comentarios en “La triste historia que originó la Alerta Amber”

Deja un comentario