Nostradamus y las funestas profecías para el 2022

La divulgación de las predicciones hechas por el astrólogo Nostradamus para el 2022 no se han hecho esperar. En los últimos días, en Internet surgieron muchos artículos donde sugieren que las predicciones se hicieron al pie de la letra. Como si en el remoto 1500, Nostradamus escribiera “el 2021 será una pesadilla pandémica, pero más vale que se preparen porque en 2022 los va a matar la inflación”.

Profecias adivinacion del futuro(1)

Michel de Nôtre-Dame, mejor conocido como Nostradamus, publicó en 1555 un libro titulado Les Prophéties. La obra incluye 942 cuartetos donde, supuestamente, se predice el futuro. A estos poemas se ha atribuido la predicción de toda clase de eventos históricos. Desde el ascenso de Hitler al poder, hasta los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Independientemente de que se crea o no en esos supuestos, es imposible negar una serie de siniestras correlaciones entre las previsiones de Nostradamus y varios eventos históricos relevantes. Pero, la realidad es que las predicciones de Nostradamus sobre el futuro carecen de realismo. A menudo, la obra del astrólogo solo adquiere significado cuando se interpreta de cierta forma posterior a un evento. Por eso, las predicciones para el 2022 parecen algo lúgubres.

¿Cuáles son las predicciones de Nostradamus para 2022?

La predicción más alarmante e importante tiene que ver con la extinción de la raza humana. “Fuego antiguo, que del cielo caerá”, escribió Nostradamus en una de sus últimas predicciones. Obviamente, muchos están interpretándolo como una advertencia sobre el impacto de un asteroide contra la Tierra. Según la NASA, varios asteroides “rozarán” nuestro planeta en el transcurso de 2022. Pero, ninguno supone riesgo de una extinción masiva.

dia del juicio final

A continuación, tenemos la rebelión de las máquinas. Otro pasaje apunta a una profecía que evoca al ascenso de una Inteligencia Artificial. Un ente que Nostradamus refirió como un “sabio inmortal”. “La Luna en plena noche sobre la alta montaña”, se lee en la predicción. “El nuevo sabio con cerebro único observa: / Por sus discípulos invitado a la inmortalidad, / Ojos hacia el sur. Manos en el pecho, cuerpos en el fuego”.

Y la situación no mejora con la predicción de Nostradamus sobre la crisis climática. “De la misma forma que el Sol, también la cabeza debe buscar un mar brillante: / El pez vivo en el Mar Negro hervirá. / Cuando Rodas y Génova / pasen hambre. / El pueblo local para cortarlos trabajará”. En otra de las predicciones se evocan prácticas de canibalismo ante el aumento en el precio de los alimentos. Y, definitivamente, esta predicción suena mucho peor que todo el 2021 junto.

“No quedan ya monjes, abades, novicios para aprender: / la miel costará mucho más que la cera de las velas / Tan alto es el precio del trigo / que el hombre está preocupado / A otro hombre come en su desesperación”.

El secreto para adivinar el futuro.

Como puedes darte cuenta, cuando se predice el futuro la ambigüedad es una herramienta imprescindible. Pues entre más vago es el enunciado, mayor es la posibilidad de que encaje con todo un abanico de temas. Por eso, en los horóscopos no te dicen algo como “no vayas a la fiesta de fulano, se te perderá la cartera”. En lugar de eso emplean frases como “el alineamiento de Júpiter y Saturno te harán experimentar grandes cambios”. Es una afirmación tan ambigua, que puedes asociarla con cualquier cosa, incluso la perdida de una pertenencia.

hecatombe

Si algo debe reconocerse a Nostradamus es el talento para fabricar predicciones ambiguas. “Profecías” que, eventualmente, alguien atribuiría a un evento histórico. Así, en el transcurso del tiempo no existe forma en la que pueda equivocarse. Este fenómeno se conoce como “postdicción”, toda vez que no es posible adivinar un evento antes de que suceda. Pero, una vez que sucede parece que el profeta siempre lo supo.

“En lo más profundo del occidente europeo, nacerá un niño de familia pobre. Aquel que con la lengua seducirá a un gran ejército: y su fama será mayúscula para el reino de Oriente”. Este pasaje se atribuye a una profecía sobre el ascenso de Hitler, pero ninguna palabra identifica al dictador en sí. Al leerla con antelación, tal vez alguien hubiera concluido que alguien famoso nacería en Europa occidental, pero nada más.

Cuando Hitler instauró la dictadura en Alemania, las personas encontraron sentido a la referencia ambigua y declararon a Nostradamus, una vez más, un talentoso profeta. Lo que nadie dice es que a veces, incluso con las interpretaciones más rebuscadas de estas predicciones ambiguas, se corre el riesgo de fracasar miserablemente. Por ejemplo, en 2015 nunca se cumplió la profecía de que los impuestos terminarían por extinguirse. O que en 2016 atestiguaríamos una gran guerra y muerte entre los ricos.

Artículos relacionados:

Últimas Entradas:

3 comentarios en «Nostradamus y las funestas profecías para el 2022»

Deja un comentario