No compartas tus contraseñas con tu pareja antes de leer esto

En una relación saludable prevalece la disposición, de ambas partes, a compartir cosas. Puede ser algo tan banal como una goma de mascar, o cosas mucho más profundas como los sueños de un futuro juntos. Sin embargo, la experiencia dicta que hay ciertas cosas que debes reservarte sólo para ti: las contraseñas de servicios en Internet.

contraseña(2)

Esta conclusión parte de un estudio reciente, donde 40% de los entrevistados confesaron estar arrepentidos de haber compartido sus contraseñas con parejas en las últimas relaciones. El sondeo es obra de ExpressVPN, una empresa que proporciona servicio de red privada virtual, que entrevistó a 1500 adultos en una relación de noviazgo.

Lo más extraño es que, a pesar de que 4 de cada 10 personas se arrepienten de esto, los resultados muestran que el 80% de las parejas compartirían sus contraseñas. Y hablamos de un proceso que no demora mucho, pues el 58% de aquellos que compartieron sus contraseñas lo hicieron en los primeros 6 meses de relación.

Contraseñas compartidas = problemas.

Por supuesto, la mayoría de estas contraseñas compartidas corresponden a servicios de streaming en video. Y 78% de los entrevistados dijeron no tener problemas en compartir su usuario y contraseña de Netflix, o similares, con sus medias naranjas. Pero un gran porcentaje de estos voluntarios acostumbra a compartir las contraseñas de servicios más sensibles.

64% compartió el código de acceso a sus teléfonos inteligentes, un 58% sus contraseñas de streaming de música y 52% sus contraseñas de acceso a bibliotecas de videojuegos. Con el 31% de estas parejas que compartieron sus contraseñas surgieron disputas, pues uno de ellos se negó a aportar dinero para pagar por los servicios compartidos.

“Aunque a simple vista parezca inofensivo e incluso se considere una forma de reforzar la confianza en la relación, si no se toman las debidas precauciones compartir contraseñas puede poner en riesgo la identidad personal y toda clase de información privada”, señaló Harold Li, vicepresidente de ExpressVPN.

“Si llegas a compartir tu contraseña, asegúrate de hacerlo con seguridad y evitar errores comunes, como reutilizar las mismas combinaciones en otras cuentas o compartirla a través de medios no seguros, como mensajes de texto o redes sociales”.

Esta es la primera investigación que señala los aspectos negativos de compartir una contraseña con tu gran amor. Hace un par de años, un sondeo de Better Buy Insurance reveló que 41% de los millennials estaban arrepentidos de compartir sus contraseñas con sus parejas. Y que 2 de cada 3 las cambiaron inmediatamente cuando terminó la relación.

Deja un comentario