Los misteriosos fuertes vitrificados de Escocia

¿Alguna vez escuchaste de los fuertes vitrificados? En una época que abarcó partes de la Edad de Bronce y Hierro, en algunas regiones de Europa se edificaron fuertes y cercamientos a base de piedra, generalmente en las partes más altas de las colinas. Todas estas construcciones, alrededor de doscientas, guardan algo en común: rastros de daño por calor intenso. La temperatura que incidió sobre estos muros de piedra fue tan intensa que terminó derritiéndolos parcialmente haciendo que se fusionaran.

fuerte Dun Deardail
Este habría sido el fuerte Dun Deardail en Escocia.

Se descubrieron hace aproximadamente tres siglos y, desde entonces, figuran entre los enigmas más interesantes de la arqueología moderna. La primera hipótesis sugiere que las piedras vitrificadas es evidencia de antiguas batallas. Sin embargo, se desestimó al descubrirse que precisamente la vitrificación proporcionaba integridad a las estructuras. En otras palabras, los constructores prescindieron de materiales cementantes, como cal o mortero.

La explicación a los fuertes vitrificados.

Todo sugiere que las rocas se apilaban en seco y, posteriormente, se les prendía fuego hasta que se fusionaban en un gran bloque sólido, una técnica de construcción revolucionaria y extraordinaria.

La explicación a los fuertes vitrificados posee dos vertientes en nuestros días: una sugiere que el proceso de vitrificación de los muros fue un efecto secundario de otras actividades cotidianas que involucraban fuego, como la forja de metal, chimeneas y señales de fuego. La otra señala que estos fuertes son resultado de un esfuerzo constructivo legítimo.

roca vitrificada
Piedra vitrificada en una construcción de Sainte-Suzanne, Francia.

En 1930, el ingeniero Wallace Thorneycroft y el arqueólogo Vere Gordon Childe realizaron un experimento pionero en el área: edificaron un muro de 180 cm x 180 cm con losas de piedra que entrelazaron con vigas horizontales de madera, y después le prendieron fuego. El calor se mantuvo activo durante tres horas, hasta que el muro se derrumbó. Thorneycroft y Childe escudriñaron los restos y encontraron trozos de madera carbonizada incrustados en roca vitrificada. Según las estimaciones, el fuego alcanzó los 1200 °C.

En 1978, un estudio liderado por E. Youngblood y publicado en el Journal of Archaeological Science reveló que la vitrificación de los fuertes no podía explicarse por algo tan simple como un muro ordinario y vigas de madera. Y es que aquellos incendios probablemente se extendieron durante días, con temperaturas sostenidas que rebasaban los mil grados centígrados. Algo de esta naturaleza sólo se ve en incendios contenidos. Quizá rellenaban los espacios entre las piedras y el marco de madera con arcilla y materiales inflamables como la turba.

¿Por qué se construyeron estas estructuras?

Entonces, es improbable que esta vitrificación se haya generado como efecto secundario de actividades cotidianas. Hablamos de un acto deliberado. Esto hace surgir una pregunta lógica: ¿para qué?

Fuerte Dun Deardail, Glen Nevis
Fuerte Dun Deardail, en Glen Nevis.

Se cree que incendiaban los muros para proporcionar mayor resistencia a la piedra. En el pasado, los investigadores desestimaron esta teoría pues el proceso de calentamiento de una roca generalmente termina debilitando su estructura al formar grietas diminutas a causa de una expansión irregular. Sin embargo, la arenisca tiene un comportamiento peculiar con el fuego, y en la construcción de los fuertes el material está muy presente.

La resistencia de la arenisca suele aumentar cuando se expone a altas temperaturas, esto sucede porque las partículas se fusionan y generan una masa de vidrio súper densa.

Anteriormente se creía que los fuertes vitrificados sólo estaban presentes en Escocia, pero se descubrieron construcciones similares en diversas regiones del oeste y norte de Europa. Se han contabilizado más de doscientos, setenta de los cuales están en territorio escocés.

3 comentarios en “Los misteriosos fuertes vitrificados de Escocia”

  1. Es increible el conocimiento que tenian las civilizaciones del pasado, si pensamos bien no era tan facil hacer la vitrificacion ya que si no se controlaba la temperatura se corria el riesgo que las rocas se fracturaran , unos genios

    Responder
  2. Interesante, sin embargo, hay algo muy acertado en el articulo, esa fundicion hace que se debilite la piedra, hubieran soportado el golpe de algun armamento de asedio?

    Responder
  3. En el porqué habría que verificar como vivían, a lo mejor les proporcionaba calor o evitaba que la lluvia desbaratara los muros, algo tenía que ser de beneficio para hacer ese proceso tan difícil y supongo que tardado.

    Responder

Deja un comentario