Los Amorfos

Si pudieras clasificarlos, probablemente dirías que los Amorfos son seres inusuales. Como el nombre lo sugiere, carecen de una forma definida. Sin embargo, también están en constante cambio. Se encuentran en el espectro visible de los humanos, pero carecen de color. Y como el cerebro no puede procesar esto, a menudo lo interpreta como oscuridad. Tal y como imaginamos a los agujeros negros en medio del espacio.

Los Amorfos(1)

En ocasiones, cuando realmente lo desean, los Amorfos cambian a cualquier forma que se les antoje. Incluso son capaces de aparecer en una gama de colores. Esta manifestación puede durar poco o mucho, dependiendo de la complejidad de la forma. El proceso requiere mucha energía y los Amorfos suelen evitarlo.

Los Amorfos no nacen. Tampoco pueden crearse. Y mucho menos destruirse. Su único origen y destino es el movimiento. Simplemente fueron, son y serán. Eternamente. En el transcurso de la historia, la humanidad llamó a los Amorfos de diversas formas. Demonios, ángeles, espíritus, ánimas y más recientemente “sombras”.

angeles

La naturaleza de un Amorfo puede ser maligna o benigna. Y al igual que los humanos, algunos poseen más moral que otros. Sin embargo, debemos entender que en nuestro mundo los términos “bueno” o “malo” definen aquello que nos ayuda o perjudica. Pero en la mayoría de los universos alternos, estos conceptos no están presentes.

Los Amorfos son seres increíblemente poderosos. No sólo pueden ir de una dimensión a otra, también pueden crearlas. De hecho, algunos creen que un Amorfo creó la realidad que percibimos. Nuestro propio universo. Aunque nadie se atreve a sugerir un motivo. Quizá tiene un plan para nosotros o tal vez ni le importa. Tampoco está claro si esto es obra de un solo ser o de un grupo de Amorfos.

¿Ya mencioné que son extremadamente inteligentes? Como siempre han existido, viajando entre dimensiones, su conocimiento sobre el todo es infinito. Algunos humanos atrevidos han intentado apoderarse de ese conocimiento invocándolos. Pero, salvo notables excepciones, todos fracasan.

Buda

Existen tantas formas de invocar a los Amorfos, que seguramente has escuchado de varias. Pentagramas en el suelo, rituales con sacrificios, tableros Ouija, repetir una oración frente al espejo, etc., etc. Cuando invocan a un Amorfo contra su voluntad, las cosas se ponen muy feas. Sin embargo, en muy raros casos actúan calmadamente y adoptan una conducta curiosa.

Como atravesar a otro universo requiere mucha energía, suelen instalarse en un sitio familiar u objeto durante un tiempo. Al menos hasta que reúnen energía suficiente para volver a desplazarse con libertad. Viajar por el tiempo y el espacio no es tan sencillo y tampoco tiene que ver con velocidad.

Estoy seguro de que ya empiezas a conectar algunos puntos. Y es probable que en algún momento de tu vida interactuaras con los Amorfos. De hecho, también es plausible que estén muy cerca en este preciso instante. Nos consideran juguetes. Como no pueden morir, ni siquiera entienden la muerte y por eso les fascina observarnos perecer. Les resulta particularmente interesante cuando perdemos los movimientos.

los amorfos oscuridad

También es verdad que los humanos con mayor miedo son los más llamativos. Y eso se debe a que los Amorfos no pueden sentir miedo, dado que nada en este u otros mundos puede amenazarlos. A pesar de su inteligencia, jamás comprenderán lo que significa sentir miedo o morir. Eso los atormenta.

Muchos disfrutan observándonos, esperando nuestras muertes para ver si logran aprender algo. Y algunos llegan a desesperarse… no es raro que intenten acelerar el proceso. Esas sombras que observas por las noches, en el rincón más oscuro de tu habitación, tal vez no sea tu cerebro jugándote una mala pasada.

Podría ser, y es muy probable, algún Amorfo retorciéndose.

Observándote…

Intentando que sientas miedo…

Poniéndose muy, pero muy impaciente.

Artículos relacionados:

Últimas Entradas:

1 comentario en «Los Amorfos»

Deja un comentario