LES1: satélite abandonado en 1967 que volvió a transmitir

A casi cuatro décadas de haber quedado a la deriva en el espacio, un satélite abandonado regresó a actividad y empezó a enviar una serie de señales sonoras a la Tierra, lo curioso es que nadie supo exactamente por qué. Esta historia parece el inicio de una película de ciencia ficción, pero el satélite es real y tiene nombre: LES1, abandonado en órbita por los estadounidenses en 1967.

satelite-en-orbita

Hasta antes del 2013, la NASA creía que el satélite se había convertido en basura espacial desde hacía bastante tiempo, y parecía imposible que una lata vieja aún fuera capaz de transmitir algún tipo de señal, por más débil que esta fuera. Esto debido a que el LES1 falló en su misión antes de siquiera entrar en órbita.

Desarrollado por el MIT como una prueba militar, lo lanzaron en enero de 1965, junto con otros satélites (que iban del LES1 al LES9), pero presentó un serio problema en el lanzamiento que terminó provocando que se “estacionara” mucho antes de lo que debería. El error en el lanzamiento también provocó que las transmisiones fueran cortadas.

Como todos los LES restantes tuvieron éxito, los científicos responsables ni siquiera llamaron al LES1, solo y en silencio en el espacio sideral. Creían que la carga, del tamaño de un automóvil, terminaría convirtiéndose en basura espacial dentro de poco, pero no fue lo que sucedió: en el 2013, el astrónomo amateur Phil Williams, de North Cornwall, en el Reino Unido, captó una extraña señal de radio proveniente del satélite. Asustado, envió la señal al MIT, y recibió la confirmación de que se trataba de una trasmisión del satélite abandonado.

La verdad es que la explicación del MIT no tuvo nada de raro: aunque las baterías del LES1 se hayan desintegrado durante el lanzamiento, el satélite contaba con paneles para captar energía solar, por lo que la hipótesis más aceptada es que las señales de radio son enviadas a la Tierra cuando las placas son recargadas por el Sol.

Para los expertos de la NASA y del MIT, lo genial de este descubrimiento es darse cuenta que no toda tecnología antigua es desechable: historias como esta muestran que las máquinas antiguas pueden resistir durante mucho tiempo en ambientes sumamente complicados, lo que es un buen indicio de que los satélites y las naves se están construyendo como se debe. Eso, o los extraterrestres están posándose sobre nuestra basura espacial por algún motivo militar de dominio terrestre… vayan ustedes a saber.

Estas fueron las señales transmitidas por el LES1:

6 Reacciones

Hacer comentario