Lecho fluidizado y el curioso experimento de la “arena liquida”

Mark Robert, un ingeniero estadounidense que trabajó para la NASA, desarrolló un método “casero” para construir un lecho fluidizado en donde la arena se comporta como el agua. Afortunadamente, además de documentar todo el proceso, rellenó una bañera de hidromasaje con el material para divertirse dentro de ella y mostrarlo a una escala mayor.

Lecho fluidizado

En un video donde se desborda la diversión, Mark explica de forma bastante clara el concepto tras este proyecto: un “lecho fluidizado” es un fenómeno que acontece cuando determinada cantidad de material sólido, bajo ciertas condiciones, pasa a comportarse como un fluido.

Para provocar las ondulaciones y las burbujas en la arena, Mark recurrió al aire comprimido. Esencialmente, al soplar aire a través de varios hoyos en el fondo de un recipiente lleno de arena, provocó un aumento en el espacio entre partículas individuales, reduciendo la fricción interna entre los granos de arena y permitiendo que se desplacen de forma más libre, como sucedería en un fluido.

 

Un trabajo desde cero.

Aunque no se trata de un descubrimiento reciente, Mark explica que llevaba bastante tiempo intentando replicar el fenómeno con arena, pero la información disponible en Internet para desarrollarlo a pequeña escala es prácticamente nula. Por eso, el científico decidió desarrollar el proyecto desde cero a través de la prueba y error con varios modelos.

lecho fluidizado arena

Al analizar las patentes industriales de lechos fluidizados, se dio cuenta que en lugar de una gran entrada de aire, todos estos diseños presentaban un montón de pequeños hoyos. Pese a esto, Mark desarrolló 25 prototipos que terminaron fracasando hasta que finalmente dio en el clavo con el primer diseño funcional.

 

Una guía paso a paso.

Y la verdad es que no resulta tan complicado reproducir el fenómeno a pequeña escala. En el video puede verse una guía paso a paso para construir una versión propia de arena líquida – por supuesto, una versión más pequeña que la bañera de hidromasaje.

A continuación te presentamos el video, puedes activar los subtítulos en español si estos no se muestran de forma automática.

Resumiendo, lo único que necesitamos es arena fina, tubos de PVC, pegamento, un recipiente y aire comprimido – el secreto, como lo revela Mark, se encuentra en la disposición de esos pequeños agujeros que debes hacer en los tubos.

La clave es hacer dos agujeros con un milímetro de diámetro a 90 grados uno del otro, y a continuación tomarlos como guía para realizar varios de estos a 25 milímetros de separación a lo largo del tubo.

Finalmente, necesitamos un compresor de aire o un cilindro de nitrógeno para poner en acción el lecho fluidizado.

Curiosidades
  • Lorne Green Dic 5, 2017

    Interesante experimento. Tendrá alguna aplicación práctica, además de recreativa? Saludos marcianos

    • newton181 Dic 6, 2017

      En el vídeo se comenta que tiene aplicación industrial, que hay patentes que ya están siendo explotadas en pintura, silos de granos, etc.

  • DS Dic 6, 2017

    Funcionaria como trampa de arenas movedizas y ahogar a las victimas

Comentar el artículo.