Las gemelas Pollock y la reencarnación

A menudo, el caso de las gemelas Pollock se emplea como muestra «fehaciente» de la reencarnación. La historia se desarrolla en Hexham, Inglaterra, donde el matrimonio conformado por John y Florence Pollock viven con dos pequeñas: Joanna y Jacqueline, de 11 y 6 años respectivamente. Un fatídico 5 de mayo de 1957, ambas niñas mueren en un trágico accidente automovilístico. Como era de esperarse, los padres quedan devastados.

gemelas pollock

Jennifer y Gillian Pollock.

Sin embargo, la pareja superó el duelo y al año siguiente Florence volvió a embarazarse. El 4 de octubre de 1958, la familia Pollock recibió a dos hijas: Jennifer y Gillian. Se trataba de gemelas idénticas diferenciadas por marcas de nacimiento muy específicas. Jennifer venía con una marca de nacimiento en la cintura que también estuvo presente en su hermana muerta Jacqueline. Además, la pequeña tenía una segunda marca de nacimiento en la frente que asemejaba mucho a una cicatriz de Jacqueline.

Cuando las gemelas cumplieron tres meses, la familia se mudó a Whitley Bay. Después del segundo cumpleaños, las gemelas pedían a sus padres juguetes que pertenecieron a sus hermanas muertas, pese a que jamás vieron o tuvieron contacto con los objetos. Como si esto no fuera suficiente, cuando la familia regresó a Hexham las gemelas, a pesar de nunca haber estado allí, señalaron diversos puntos que sus hermanas sí conocían.

Lo más extraño sucedió cuando, estando en Hexham, tuvieron un ataque de pánico al ver autos en movimiento. Dicen que llegaron a gritar «¡el auto viene por nosotras!». Sin embargo, cuando cumplieron cinco años todos esos recuerdos de sus vidas anteriores se dispersaron y llevaron una vida completamente normal.

Hexham Inglaterra
Hexham, Inglaterra.

Ian Stevenson estudia a las gemelas Pollock.

El caso de las gemelas Pollock resultó tan extraño que llamó la atención del psicólogo Ian Stevenson, un profesional que estudiaba la reencarnación en niños. ¿Te parece absurdo? Pues llegó a escribir un libro titulado «Children Who Remember Previous Lives: A Question of Reincarnation«, donde proporciona detalles sobre 14 casos de reencarnación, incluido el de las gemelas Pollock.

Stevenson estudió el tema de la reencarnación prácticamente durante toda su carrera. Y llegó a analizar miles de casos, la mayoría concentrados en países asiáticos, donde gran parte de la población cree en la reencarnación. Optaba por realizar su investigación en culturas donde la reencarnación es tema común, pues los padres que no creen en esto a menudo desaniman o prohíben a sus hijos hablar sobre vidas pasadas.

Y no era casualidad que los sujetos de estudio fueran niños, pues es menos probable que inventen o tergiversen historias de vidas pasadas.

¿La reencarnación ha sido demostrada?

Un gran porcentaje de la humanidad cree en la reencarnación. Es uno de los principios que fundamentan religiones como el hinduismo y budismo. Evidentemente es una idea atractiva, pues además de ofrecer la posibilidad vivir otras vidas después de la muerte, nos exenta del castigo eterno presente en otras religiones.

Reencarnacion

Muchos investigadores, como Stevenson, han estudiado casos de reencarnación desde hace más de seis décadas. Generalmente se enfocan en los niños, pues una persona adulta que afirma ser una reencarnación podría estar influenciada por la literatura, el cine o la propia cultura. En el libro del Dr. Stevenson se describe el caso de un psicólogo que hipnotizó a una mujer.

En esta regresión, la dama detalló su vida en el siglo XIV como cortesana de Ricardo II de Inglaterra. Sin embargo, resultó que, varios años antes, la mujer leyó una novela que gira en torno a este rey, y muchos de los detalles que proporcionó de esa «vida pasada» los extrajo del libro.

Otros casos de reencarnación.

Cuando se trata de niños, los relatos de reencarnación son muy difíciles de explicar. Y aunque la mayoría resultan anecdóticos, existen algunos que producen escalofríos. Tal es el caso de James Leininger, que nació en 1998. Cuando cumplió dos años empezó a sufrir pesadillas recurrentes sobre accidentes aéreos. Entre estos sueños se manifestaron múltiples recuerdos de una vida pasada como piloto de la Segunda Guerra Mundial.

De hecho, James describió a sus padres las características de muchos aviones de la época. En la casa no había literatura sobre el tema y sus padres no eran fanáticos de la historia.

Incluso hoy nos resulta extraño que los niños posean recuerdos que no parecen propios. El caso de las gemelas Pollock es una entre muchas historias de reencarnación. Para muchos, la sola posibilidad de que podamos regresar de la muerte resulta esperanzadora. Y la verdad es que hay un poco de consuelo en creer que, cuando nuestros seres queridos mueran, tal vez regresen como otra persona.

5 comentarios en «Las gemelas Pollock y la reencarnación»

  1. «un [psicólogo] profesional […] que estudiaba la reencarnación en niños»
    Jajajajajaja, muy profesional.

    » ¿Te parece absurdo? Pues llegó a escribir un libro titulado «Children Who Remember Previous Lives: A Question of Reincarnation».»
    Me parece lógico que quiera sacarle unos dólares a estas historias.

    Responder
  2. Una mujer está por parir a su primer hijo, y lo espera con mucho cariño, pero ¡oh sorpresa! , el alma original del niño fue enviada ¿a dónde? porque fue reemplazada por otra alma viajera en el espacio que andaba buscando un cuerpo qué habitar. Así es que en lugar de parir a su hijo, parió a un usurpador.

    ¿En qué mitología caben estas ideas?

    Responder
    • En la de del dolor de unos padres que perdieron a sus hijas y quizá muy en su interior se sientan culpables de seguir con vida y trasladen psicológicamente las fallecidas a las recién nacidas para darles una oportunidad de vivir una vida que no fue.

      Responder

Deja un comentario