Landon Jones, el niño que “no come” hace un año

¿Y si de la noche a la mañana simplemente perdieras el apetito? Fue precisamente lo que sucedió con Landon Jones, un niño de 12 años residente de Iowa en los Estados Unidos. El pequeño perdió el hambre el día 12 de octubre del año pasado y nunca más la recuperó.

Landon_Jones (2)

Desde aquel día hasta inicios de este mes, Landon ha perdido casi 16.3 kg de peso, pasando de 47.1 kg a 30.8 kg – puede no parecer demasiado, pero si consideramos que se trata de un niño de 12 años, el número es alarmante.

Los padres del niño, Michael y Debbie Jones, asistieron con un pediatra a la ciudad de Waterlooo, donde viven. Ahí el médico recetó un antibiótico – sin éxito, pues el niño continuaba sin la mínima voluntad de comer o beber. Raramente daba unos cuantos mordiscos a un sándwich y papas fritas en el almuerzo, y nada más.

La búsqueda por una cura a la enfermedad de Landon llevó a sus padres a recorrer cinco diferentes ciudades de los Estados Unidos en busca de un médico que pudiera diagnosticar el problema. Ni siquiera los especialistas del mundialmente renombrado Mayo Clinic, en Minnesota, lograron descubrir el problema con el niño. Actualmente, los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos están considerando hacer un espacio en su agenda para el pequeño Landon – estos lugares examinan solamente los casos más raros de enfermedades en el mundo.

 

Un sufrimiento constante.

Landon_Jones (1)

Michael dice que su hijo siente mareos casi todo el día. La enfermedad también ha afectado el rendimiento escolar de Landon: el año pasado faltó 65 días a clases y hace meses que perdió las fuerzas para correr.

Los médicos sospechan que el problema del pequeño podría estar ligado al hipotálamo, una glándula situada en el cerebro que tiene el tamaño de un guisante. Esta se encarga de regular nuestra hambre, sed, temperatura corporal, presión sanguínea y los ciclos de sueño.

Sin embargo, el médico de la familia de Landon tiene otra teoría: hace tres años el niño recibía un tratamiento contra las convulsiones. Le recetaron un medicamente llamado Depakote, comúnmente usado en estos casos. El doctor se pregunta si no hay una relación entre la medicación y la supresión del apetito del niño, que tomó el medicamento durante un año.

Sin embargo, el Dr. Marc Patterson, una neurólogo infantil de Mayo Clinic, afirma que el Depakote está típicamente relacionado a casos de aumento del apetito y ganancia de peso, todo lo contrario. Mientras no haya una respuesta a la enfermedad de Landon, sus padres buscan desesperadamente cualquier tipo de ayuda para el pequeño.

10 Reacciones

Hacer comentario