La misteriosa desaparición del vuelo 370 de Malaysia Airlines

¿Qué sucedió con el avión Boeing de Malaysia Airlines? Hasta hoy, el evento es uno de los mayores enigmas en la aviación mundial. Por supuesto, nunca faltarán las teorías que intenten explicar lo sucedido, aunque las hipótesis se mantengan en el ámbito de la suposición mientras no se conozca el paradero de la aeronave. Un tripulante no identificado del vuelo 370 de Malasia Airlines mantuvo una comunicación de rutina con el controlador de tráfico aéreo y se despidió con el siguiente mensaje: «Buenas noches. Malaysia tres siete cero«. En el horario local, era la 1:19 de la mañana del 8 de marzo de 2014.

Boeing 777 200ER

El avión que desapareció.

Alrededor de la medianoche, el Boeing modelo 777-200ER despegó con 12 tripulantes y 227 pasajeros para cubrir un viaje entre Kuala Lumpur, capital de Malasia, y Pekín, China. Dos minutos después del mensaje de despedida, la señal del avión se esfumó en la torre de control. Eran los primeros instantes de una de las desapariciones más enigmáticas en la historia de la Aviación.

En ese momento, uno de los tripulantes desactivó el transponder, el dispositivo que proporciona a los radares la información precisa sobre la localización e identificación de cada aeronave en el cielo. Como están instalados en tierra firme, el alcance de los radares en el océano se ve seriamente restringido.

Con el transponder desactivado, las torres debieron buscar el avión como quien busca una aguja en un pajar. Sin embargo, el avión de Malaysia Airlines disponía de otro sistema de localización que emplean todos los aviones comerciales, el Automatic Dependent Surveillance (ADS), un dispositivo que envía señales a los satélites que orbitan nuestro planeta.

En el transcurso de las próximas siete horas, este dispositivo (que no puede desactivarse) continuó proporcionando señales esporádicas sobre el avión. Tras desactivar el transponder, el Boeing dio media vuelta para sobrevolar Malasia y Tailandia, y posteriormente se dirigió al sur a través del Océano Índico. A 2,500 km de costas australianas, el avión desapareció definitivamente. Ni siquiera los satélites fueron capaces de rastrearlo.

Vuelo 370 busqueda
Áreas de búsqueda del avión / Wikimedia Commons.

La teoría del piloto suicida.

La desaparición del vuelo 370 de Malaysia Airlines cultivó numerosas teorías, ninguna de las cuales está confirmada. El periodista Geoff Taylor y el piloto Ewan Wilson llegaron escribir un libro titulado Goodnight Malaysia: The Truth Behind The Loss Of Flight 370 en el que hacen responsable al piloto, Zaharie Ahmed Shah.

Tras investigar y entrevistar a los familiares de Shah, los autores concluyeron que el piloto malayo padecía algún tipo de trastorno mental. Habría decidido quitarse la vida, llevándose a la tripulación y los pasajeros, como sucedió con el piloto alemán responsable por el desastre de Germanwings.

Para muchos, la teoría del piloto suicida no encaja en el vuelo de más de seis horas que hizo el avión y la desactivación del transponder. En todo caso, simplemente se hubiera estrellado con el mar.

Los autores del libro refutan estas suposiciones con afirmaciones sorprendentes: Shah, que se vanagloriaba de ser un piloto experimentado capaz de dominar todas las técnicas de pilotaje, se suicidó con la hazaña de desaparecer el avión sin dejar rastro. Según los autores, sería una especie de triunfo póstumo supremo.

Captain Zaharie Ahmad Shah
Capitán Zaharie Ahmad Shah y familia.

Una teoría espeluznante.

Suponen que el capitán sacó al copiloto de la cabina y rápidamente empezó la despresurización de la aeronave.

Sin la menor idea de lo que sucedía, los pasajeros y la tripulación perecieron víctimas de la asfixia mientras el avión seguía volando de forma estable. Con el oxígeno almacenado en la cabina de control, Shah llevó el Boeing al medio de la nada, donde habría aterrizado sobre el mar. A continuación, el avión se hundió completamente intacto.

La teoría es factible pues en la cabina del piloto existe un mecanismo que permite la presurización y despresurización del avión en cualquier momento. Aunque las reservas de oxígeno de los pasajeros se terminan en media hora, el piloto dispone de una reserva que puede durar hasta cuatro horas. De hecho, una vez que la tripulación y todos los pasajeros estuvieran muertos, el piloto podía volver a presurizar el avión para seguir volando. Aunque se han organizado enormes búsquedas, jamás se ha localizado ni siquiera un pedazo del fuselaje.

En la región del Océano Índico donde el vuelo 370 desapareció, existen casi 40 islas deshabitadas. Algunos creen que el avión pudo aterrizar sigilosamente en una de estas islas. Pero jamás localizaron indicio alguno en la región. Otra posibilidad es que el avión fuera secuestrado y llevado a algún país de Asia, como Kazajistán o Pakistán, aunque los radares en estos países jamás detectaron algo.

3 comentarios

  1. «Shah llevó el Boeing al medio de la nada, donde habría aterrizado sobre el mar. A continuación, el avión se hundió completamente intacto.»

    Eso no es posible, un avión requiere, según la carga que lleve y condiciones atmosféricas, varios cientos de kilómetros por hora para mantenerse en el aire, a esa velocidad, acuatizar un avión no preparado para eso, lo hace pedazos o al menos daño fuerte en el fuselaje.

  2. Solo una hipotesis??-….pense que como minimo tres….pero estuvo buena…

Deja un comentario