La maldición de The Omen, la película de terror de los 70

En 1976, los amantes del cine de terror conocieron The Omen (La profecía). Una película dirigida por Richard Donner y protagonizada por Gregory Peck. La trama gira en torno a una desafortunada familia que experimenta una serie de eventos misteriosos y muertes trágicas. Todo esto coincide con la llegada de un hijo adoptivo que sería el mismo Anticristo. La película resultó un éxito en taquilla y la crítica la recibió con buenos comentarios. Y con ello surgió la maldición de The Omen.

La maldición de The Omen(1)

De hecho, quedó nominada en dos categorías al Premio Óscar logrando hacerse con una estatuilla por Mejor Banda Sonora Original gracias al trabajo de Jerry Goldsmith. También se produjeron dos secuelas para la pantalla grande. Sin embargo, The Omen es una de esas películas cuya producción arrastra una serie de eventos ominosos tan espeluznantes como su trama.

El inicio de la maldición de The Omen.

En 1973, el productor Harvey Bernhard escuchó la idea para esta extraña película de un amigo llamado Bob Munger. Se trató de un simple comentario, pero a Bernhard le fascinó la idea de un niño demoníaco aterrorizando a su familia. Entonces, puso manos a la obra para llevar la historia a la pantalla grande. Y es aquí donde empiezan las cosas extrañas.

Por razones desconocidas, una enfermiza sensación de pavor se apoderaba de Bob Munger conforme avanzaba el desarrollo del proyecto. Años más tarde, confesaría que estaba tan hastiado con el hecho de que su idea se convirtiera en una película que le advirtió a Bernhard sobre las consecuencias.

En ese entonces le advertí a Harvey. Le dije que si hacía la película tendría muchos problemas. “Si la mayor habilidad del diablo es ser invisible, y haces algo que le quite esa invisibilidad ante millones de personas. Créeme que no permitirá que suceda”.

Producción acechada por rayos.

Las palabras de Bob Munger resultaron proféticas, pues una serie de eventos siniestros convergían en la producción de esta película. Apenas dos meses antes de que iniciara el rodaje de la película, el actor Gregory Peck pasó por un evento traumático. La prensa reportaba que su hijo se quitó la vida pegándose un tiro. A causa de esta triste noticia, Peck tomó un vuelo a Londres y durante el viaje la aeronave recibió el impacto de un rayo. Afortunadamente, el evento no pasó a mayores.

elenco protagonista de la pelicula

Sin embargo, los rayos empezaron a seguir tanto al personal de producción como al elenco. David Seltzer, el guionista principal de The Omen, también fue alcanzado por un rayo mientras volaba en un avión comercial. De la misma forma que el productor ejecutivo Mace Neufeld en un incidente separado. El propio Harvey Bernhard estuvo a unos cuantos metros de recibir el impacto de un rayo mientras caminaba por Roma.

Accidentes automovilísticos.

Que tantos rayos amenacen a los responsables de una película ya parece extraño, pero los incidentes se volverían más siniestros. Poco después empezaron los accidentes automovilísticos. Durante el rodaje se registraron varios accidentes automovilísticos en los que se involucraron tanto miembros del elenco como del equipo, incluido Gregory Peck y Richard Donner.

Richard Donner
Richard Donner.

Tragedias durante la filmación de The Omen.

Mientras rodaban, el hotel donde se alojaba el director y los productores sufrió un atentado con bomba que se adjudicó el Ejército Republicano Irlandés (IRA). En otro episodio desconcertante, mientras filmaban en Israel reservaron un vuelo para trasladar a Peck y otros miembros del elenco. Pero, la aerolínea lo cambió de último momento. Ese mismo día, el avión que debió llevarlos originalmente terminó estrellándose, muriendo los pasajeros y la tripulación.

Aquí se respira el miedo.

A lo largo de la producción, varios dobles terminaron experimentando extraños accidentes. Y en uno de los eventos más traumáticos, uno de los cuidadores de animales terminó mutilado por los rottweilers entrenados empleados en una de las escenas. En la escena en cuestión, una jauría de perros salvajes perseguía a dos de los personajes principales por un cementerio.

rottweilers escena en The Omen

Todo alrededor de esta película se volvió extremadamente espeluznante e inquietante. De hecho, Bernhard llegó a presentarse en los sets de filmación portando una cruz enorme. Años más tarde, diría esto al respecto:

No quería correr ningún riesgo. El diablo se estaba metiendo con ese trabajo y buscaba cancelar la película. Nos metimos en algo que no conocíamos y más adelante la [producción de la] película no hizo más que empeorar, empeorar y empeorar.

La maldición de The Omen después del estreno.

Incluso después de culminado el rodaje, la maldición de The Omen continuaría buscando la cancelación de la película. Otro cuidador de animales que participó en el proyecto murió apenas dos semanas después de culminada la filmación. En esa ocasión, un león entrenado lo arrastró a su recinto y lo mutiló hasta dejarlo sin vida. Un año después del estreno de The Omen, otros dos miembros del equipo protagonizaron extraños accidentes.

Durante la filmación de A Bridge Too Far, una película de Richard Attenborough ambientada en la Segunda Guerra Mundial, en Países Bajos, el doble de acción Alf Joint se cayó y terminó en el hospital mientras hacía un ejercicio rutinario. El hombre dijo que hizo ese truco cientos de veces, pero en esa ocasión sintió una fuerza invisible que lo empujaba.

El accidente de John Richardson.

La maldición de The Omen se ensañó particularmente con John Richardson, el supervisor de efectos visuales en la película. Este sujeto era responsable por algunas de las escenas más aterradoras y notables de la producción. Entre estas la icónica escena donde David Warner, que interpreta a un fotógrafo, es decapitado por una lámina de cristal.

David Warner el fotografo de The Omen

Mientras Richardson y su asistente, Liz Moore, se dirigían al set de filmación de A Bridge Too Far, chocaron de frente contra otro automóvil. Una de las ruedas del auto terminó en el asiento del copiloto y prácticamente decapitó a Moore. John Richardson quedó en un profundo estado de incredulidad y conmoción.

Algunos rumores dicen que cuando se arrastró fuera del vehículo destrozado, se topó con un letrero que indicaba una distancia de 66.6 kilómetros hasta una localidad neerlandesa llamada Ommen.

escena del vidrio en The omen

La maldición de The Omen en el remake de 2006.

En 2006, cuando se hizo el remake de la película bajo la dirección de John Moore, la maldición de The Omen reapareció nuevamente. El director comentó que a causa de una cámara defectuosa perdieron dos días de filmación. El dispositivo mostraba el mensaje de “error 666”, lo que resultaba sumamente extraño pues el fabricante nunca programó la cámara para desplegar ese error.

En otra ocasión, al actor Liev Schreiber lo mordió un perro en el set de filmación. Además, el hermano del coprotagonista Pete Postlethwaite murió de un paro cardíaco fulminante mientras jugabas cartas. Algunos rumores dicen que esto sucedió después que sacara tres seises. Ya pasó más de una década desde el estreno de este remake, pero Moore insiste en que algo siniestro y sobrenatural rondaba la producción. De hecho, en los comentarios extras del DVD describe algunos de esos fenómenos.

Te puede interesar.

Deja un comentario